Aguas Silenciosas - Técnicas y Trucos para la pesca con Mosca en Lagos y Lagunas - Rodrigo Sandoval

Enfrentar la pesca en un lago o laguna involucra muchos detalles de la biología, geología, e hidrografía del cuerpo de agua.


Siendo ésta la primera edición de esta columna, conviene hacer una introducción del propósito y enfoque que se pretende. Básicamente, aguas quietas es un término referente a cualquier cuerpo de agua que, para efectos de sus habitantes (peces, insectos, flora, crustáceos), no tiene corriente claramente apreciable, permitiendo que estos habitantes se desarrollen en un ambiente dinámicamente distinto a un río. Estas condiciones, que separan las "aguas corrientes" de las "aguas quietas", serán el objeto de esta sección. El nombre Aguas Silenciosas lo interpreto como: la calma y tranquilidad que se siente en presencia de un lago sereno. Es una sensación profunda de respeto a la naturaleza y en particular a los cuerpos de agua lacustre.

Es importante recalcar que pese al muy utilizado término "aguas quietas", no hay nada de quietud al respecto. Las aguas en un lago o laguna abundan en dinámica. Un cuerpo de agua de esta naturaleza tiene un increíble proceso de corrientes, moviéndose de un extremo al otro, de arriba hacia abajo, y esas corrientes y dinamismo orientan tanto a los peces como el resto de los organismos en forma tan compleja como el flujo de un río.

Quizás ahí radica toda la fascinación que puede existir en torno a la pesca en aguas silenciosas. Poder entender el complejo proceso geológico, hidrológico, biológico, que involucra un cuerpo de agua en general o en particular. Para el pescador con mosca, el objetivo es conocer los posibles escondites de sus objetivos (peces), su interacción de éstos a través del día, en distintos lugares, y en distintas situaciones climáticas. Si alguien piensa que se trata simplemente de meterse en una piscina, y ejercitar el lanzamiento de la mosca, entonces está muy lejos de imaginarse la complejidad involucrada en la vida lacustre.

Hablemos de la población de pescadores con mosca. Existe un pequeño grupo de pescadores que simplemente evitan la pesca con mosca en lagos y lagunas, prefiriendo única y exclusivamente la pesca en ríos (cerca de un 20%). Este grupo está poco a poco decreciendo a favor de un gran grupo intermedio que disfruta tanto de la pesca en ríos como en lagos, pero su preferencia se enfoca claramente en buscar truchas y otros peces entre las rocas y troncos en rápidos y pozones (60% al menos). Finalmente existe el poco nutrido sector demográfico que siente algún tipo de fascinación importante con la pesca en este tipo de aguas. En realidad estas personas disfrutan con el entendimiento de un lago, y gozan tratando de imitar las fuentes de alimento de los peces, y cómo se comportan éstos. Estos pescadores muchas veces visitan lagos y lagunas como destinos principales de sus aventuras con caña.

Nuestra geografía, en particular la omnipresente cordillera de Los Andes, nos ofrece una infinidad de ríos. Estos ríos tiene características especiales, a veces ni siquiera comparables con otros lugares del planeta donde no existen alturas como Los Andes, ni el territorio es tan estrecho como nuestro Chile. Simultáneamente a esta situación fluvial, el periodo glacial, así como la actividad volcánica han formado cuencas importantes que hoy albergan algunos de los lagos y lagunas más hermosos del hemisferio. Sin ir más lejos, hemos llamado a nuestra décima región, la "Región de Los Lagos". No es la única parte donde los lagos abundan, pero claramente da una muestra muy nutrida de distintos cuerpos de agua tranquila. Sobran las razones para pensar que las oportunidades de pesca se multiplican cuando además de ríos incluimos lagos y lagunas e nuestros destinos de pesca.

En el futuro podrán encontrar en esta columna de Ríos & Senderos numerosos artículos que se refieren de una u otra manera a las técnicas y elementos propios de la pesca en aguas tranquilas. Desde la entomología, la geología de los lagos, lectura de aguas, equipamiento, etc. Siempre adornando los artículos con relatos de aventuras.

El origen de mi fascinación por la pesca en aguas quietas se remonta a muchos años. En todo caso es recién en la última década, donde me he enfocado fuertemente en aprender las técnicas de pesca con mosca en estas condiciones. Son muchas las aventuras que he vivido flotando en un lago cordillerano. Incluso he tenido la suerte de conocer lagos del hemisferio norte y probar algo de sus encantos. Me quedo con Chile. Los lagos por acá hablan su propio idioma.

Hace tiempo que tengo la intención de poner en papel (aunque sea virtualmente) parte de mi experiencia como pescador con mosca en "Aguas Silenciosas". Quizás el momento en que decidí comenzar a escribir fue un día, en Febrero de 1999, cuando tuvimos una excelente jornada en un pequeño lago en la región de Aysen. Fue un día que mezcló momentos de lluvia suave, rayos del sol filtrándose entre las nubes, algo de viento que movía las copas de los verdes árboles que rodean esta laguna, y en especial, la quietud de las aguas, habitada por una gran cantidad de farios. Hacia mediodía, mi compañero de esa jornada, Paul Schulz, mientras acarreaba su float tube, se me acercó y me dijo: "qué excelente escuela de pesca". En realidad, todo ocurrió perfecto.

Comenzamos temprano mientras la superficie no mostraba ninguna expresión de vida. Ninfas de libélula (odonata) fueron la elección inicial. No demoró en hacerse sentir la primera fario, que llegó a los 25 cm. De ahí en adelante las situaciones fueron sucediéndose. El primer gran evento fue la aparición de varias caddis adultas (trychoptera), de tamaño apreciable. Eso nos hizo cambiar a un enfoque de superficie que tuvo frutos inmediatos. Las farios atacaban sin cuartel cualquier similitud de "polilla" que pusiésemos en el agua. Poco a poco, la acción fue decayendo en la superficie, por lo que cambiamos a ninfas, en mi caso imitaciones de scud (un crustáceo, gammarus), con la misma línea flotante. El resultado: la acción continuó por otra hora. En un lapso de tres horas y media logré engañar a un par de decenas de truchas, y pude aplicar técnicas que cubren todo el espectro de profundidades o lo que se conoce como la columna de agua, abarcando diferentes grupos entomológicos.

No fue la primera vez que me sucede algo así, y afortunadamente no fue la última. Son experiencias como aquella las que me motivan a apreciar de tal ferviente manera la pesca con mosca en lago. Ahora estoy frente al computador escribiendo esta columna, pero a ratos mi mente empieza a soñar con esa próxima aventura, donde estaré buscando salmonídeos y disfrutando del aire y del paisaje en un cuerpo de Agua Silenciosa.


Rodrigo Sandoval ha pescado en muchos ríos a lo largo de Chile, y aunque lo disfruta mucho, se declara un adicto a la pesca en float tube ... "pesca en silencio".

Vive en Santiago, mientras planea su migración al sur de Chile.

Se puede contactar en rsandova@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768