Aguas Silenciosas - Técnicas y Trucos para la pesca con Mosca en Lagos y Lagunas - Rodrigo Sandoval

Anatomía de un Lago Chileno

Las características geológicas y físicas del lecho y entorno del cuerpo de agua determinan una serie de condiciones de pesca.


Era una tarde de febrero. No faltaba mucho para la puesta de sol. Era mi primera visita a Bahía Escocia. Alessandro nos dejó a Juan Manuel, a L.A., y a mí en la entrada del río Gaviota. Las condiciones del agua, y la casi ausencia de viento prometían algo de acción. Nos paramos directamente en la barra, donde la corriente casi no se sentía y básicamente se supone que las grandes truchas flanquean el veril, esperando el alimento que la corriente del río empuja a lo profundo. Sin meditar, todos armamos con líneas sinking tip y streamers.

Como en esas situaciones ideales, una trucha se clavó justo en mi tercer lanzamiento. Después de lanzar lejos hacia lo profundo, simplemente dejé que el Muddler se hundiera y vine recogiendo muy lento. No fue un gran tirón, de hecho al principìo dudé si era una picada, pero la tensión puesta era constante y se movía en distintas direcciones. No había carrera, sólo la trucha avanzando lentamente de un lado a otro. Dos minutos después, la presión desapareció y la punta de la caña volvió a la posición de fábrica.

Bueno, no estuvo nada de mal para empezar. De hecho, sólo 5 min. después, Juan Manuel se puso en tira-y-afloja con otra trucha, que luego de unos 10 minutos de pelea, fue levantada en sus manos. Era fantástica, un torpedo, una Arcoiris hembra de unos 3 kg. En el segundo en que la colocó en posición para su liberación, L.A., con toda calma comentó que tenía otra postulante a foto. Su caña #5 se doblaba como si pidiera perdón. Con la T-130 muy estirada, estaba exigiendo el máximo al freno de su Abel .5. La trucha no se mostraba, simplemente intentaba volver a las profundidades, mientras Luis Agustín hacía su parte por impedirlo. Pasaron los minutos y todos mirábamos como la línea sumergida de punta se inclinaba hacia uno y otro lado. Llegó el momento en que la trucha se asomó a la superficie. Era grande, ... muy grande. Oscura. Casi parecía un coho. Sólo un par de maniobras más y L.A. estuvo en posición de foto. Luego, uno o dos minutos de reanimación bastaron para ver al gran pez nadando hacia la oscuridad.

L.A. García y su gran trucha

No dijo mucho. Simplemente la levantó, y miró a la cámara. Fue fantástico. Pescamos otra hora en la cual sacamos otro par de truchas y algunas percas que en esa época se ecrcaban a la boca, para días después remontar el río para desovar. Fueron un total de 90 minutos en la boca del Río Gaviotas en el Lago Rupanco. En el viaje de vuelta, el resto del grupo fue puesto al tanto del trofeo de L.A. Él, con toda calma y serenidad mencionó "es la trucha más grande que he atrapado en mi vida". Los testigos estuvimos de acuerdo en calcular que tenía unos 5 kg. y quizás lo más impresionante era su forma: "muy, muy gorda".

Este relato no es una novedad para quienes conocen los principales lagos de Chile y su pesca. De hecho, muchos extranjeros que han pescado en estas aguas, vuelven hablando de "Chilean Boca Fishing".

No son sólo bocas lo que encontramos en un lago, aunque tradicionalmente son promesa de productividad en la pesca.

Estructura de un Lago

Una clave importante pata el éxito en la pesca en Aguas Silenciosas es la capacidad de poder leer un lago, así como se puede leer un río. Leer un lago implica ser capaz de detectar la estructura presente bajo el agua, y cómo esas condiciones influyen en las decisiones de pesca. Usualmente la experiencia en un lago o laguna particular es la clave para conocer todos los rincones productivos. Sin embargo, al enfrentar un cuerpo de agua desconocido hay que aprovechar todas las señales disponibles para interpretar sus características. La idea final siempre es poder armarse un mapa de la topología e hidrografía del lago. Está de sobra decir que la primera señal que hay que detectar es la actividad de los peces, en especial si se alimentan en la superficie.

Entonces, enumeremos los elementos distinguibles de un lago que son relevantes para el pescador con mosca.

Bocas

Las entradas de ríos a un lago son clásicamente lugares estratégicos, ya que los peces se concentran esperando el agua fresca y oxigenada, muchas veces más fría, que además transporta numerosos organismos que forman parte de la dieta del pez. Dado que la entrada del río al lago aún mantiene parte de su corriente, no siempre es fácil mirar y detectar a los peces que se sostienen en ese lugar. Aún así, es posible ser detectado por ellos si se camina muy cerca de la orilla. Hay que mantener el perfil bajo.

Aunque la estructura particular de cada boca es diferente, una regla general es que conviene colocar las moscas en plena corriente, tal como si se tratara de un curso de agua en movimiento. Los peces se concentran en el área donde la corriente entra, aunque siempre es posible encontrar algunos ejemplares, particularmente algunos de gran tamaño, cruzando el sector más tranquilo justo después de la entrada del río. El caso clásico de Chile fue por mucho tiempo la boca del Río Pescado en el Lago Llanquihue, décima región, donde era común sacar ejemplares de más de 4 kg. que rondaban las cercanías de la entrada de agua y eran adeptos a atacar pequeños peces y otros organismos.

Un streamer grande, como lo es un Muddler, o un Woolly Bugger, son excelentes elecciones para estos lugares, aunque algunas ninfas de gran tamaño producen exitosas tomadas. En ocasiones es posible ver una eclosión de insectos en el río que desemboca en el lago, y eso provoca que esta eclosión se extienda a la boca. Es el momento de cambiar la línea a una flotante y usar secas. Al pescar con streamers, el movimiento o nadar de la imitación es la clave para insitar la picada. Cortas recogidas, intentando que la mosca se mantenga cerca del fondo son la mejor estrategia. En el caso de las ninfas, la misma profundidad o mayor debe intentarse, y las recogidas deben ser muy sutiles, ya que el movimiento de estos organismos está lejos de ser frenético.

En época de apareo, los peces reproductores se acercarán en grandes números y gran tamaño a estas bocas, a veces esperando que el nivel del agua del río esté adecuado para la entrada de los peces. Es posible tener jornadas exitosas en esos casos, aunque por ética recomiendo que se deje tranquilos a aquellos ejemplares que muestren claras señales de intentar subir el río para continuar si ciclo natural.

Vegetación de la Orilla

Trabajando la vegetación de la orilla

El común Junquillo encontrado en las orillas de muchos lagos en el sur de Chile es el mejor ejemplo de sector productivo. Toda la vegetación de las orillas es un excelente ambiente para la metamorfosis de aquellos insectos que se desarrollan en su etapa inmadura en los sectores bajos y vegetación sumergida. El caso más frecuente es encontrar ninfas de libélula (Odonata) deambulando entre los largos tallos de junquillo. Si se da una eclosión de insectos cerca de la vegetación, es posible que sean libélulas, ya que andan en estos sectores, intentando trepar en las ramas de la orilla para salir de su cáscara de ninfa como adultos.

La manera de trabajar una orilla con vegetación es utilizando una imitación de ninfa de libélula o bien un streamer, en especial las imitaciones de sanguijuelas. La presentación se basa en colocar la mosca lo más cerca posible a la línea entre vegetación y agua abierta y hacerla nadar paralelamente a la orilla, o bien en diagonal hacia el centro del lago. El efecto de nado se logra en base a cortas y seguidas recogidas o bien largas y espaciadas. A veces probar combinaciones de estilos logra los resultados.

Es fuertemente recomendable utilizar una embarcación para enfrentar estas ubicaciones y lugares especiales, ya que es muy posible que no haya acceso a lanzar desde la orilla, por la presencia de la misma vegetación. Un float tube puede ser a elección más adecuada.

Veriles

Los extranjeros hablan de los drop-offs. Son aquellos sectores, cercanos a la orilla donde hay un cambio abrupto de profundidad, un corte hacia lo profundo. Se alcanza a ver el fondo justo hasta que cambia de color, indicando el límite entre cambios de profundidad. Los peces suelen frecuentar los veriles por la ventaja de estar inmediatos a la seguridad de lo profundo del lago, mientras que mantienen la oportunidad de atacar a algún organismo dependiente de la vegetación de la orilla, que se encuentre vagando muy cerca del borde.

Esta zona se trabaja colocando una mosca justo en el corte y haciéndola nadar en forma paralela. Una vez más, las moscas grandes son grandes productoras, pero si el veril está flanqueado por una capa de vegetación en la zona baja, entonces es posible encontrar ninfas de otros insectos, tales como mayflies, en particular las variedades de swimmers como las comunes callibaetis, y también algunas especies de caddis, muchas veces de buen tamaño. Los pequeños crustáceos, como los scuds, son comunes en zonas bajas con vegetación. La mayoría de estos organismos nadan frecuentemente cerca del fondo, aunque no avanzan muy rápido. Una imitación debe ser presentada intentando repetir el movimiento paralelo al fondo de los naturales mediante cortas y suaves recogidas para mantener la imitación cerca del fondo.

El uso de línea flotante es una excelente elección si el drop-off no está a mucha profundidad. Eso permitirá recoger tranquilamente pasado el corte, en la zona más baja. Usualmente no se necesita mucha distancia y las moscas no necesariamente son muy grandes, por lo que una caña balanceada con línea #5 es suficiente.

Otra alternativa es enfocar directamente a los peces que rondan en la profundidad cercana, usando una línea sumergible, con alguna mosca streamer grande. Se debe lanzar en diagional al borde cortado y esperar largo rato a que se hunda. Luego, reocger suavemente alternando cortos y largos tirones. Se estará imitando un organismo que intenta subir desde la profundidad al sector bajo demarcado por el veril. El pez hambriento difícilmente podrá resistir tal ofrecimiento.

La mejor hora para atacar un drop-off es a medio día, cuando el agua de las zonas bajas ha tomado cierta temperatura, acentuando la actividad de insectos y otros organismos, mientras que la profundidad mantiene la temperatura cómoda para los peces.

Cuando el drop-off se produce por el corte de la barra que muchas veces se forma en la boca de un río, las condiciones pueden llegar a ser fantásticas si la hora del día es la adecuada y se trabaja recorriendo gran parte del canal que se forma en esta barra en la entrada del río y el corte.

Desagües

El contrario de una boca. Es el lugar donde el agua del lago se concentra en un sector más angosto y finalmente se transforma en agua corriente. Este proceso produce una especie de succión del agua, tanto en la superficie como en el fondo, atrayendo gran parte de la comida que se encuentra en el agua. ¿El resultado? ... los peces se acercan y prueban las muestras arrastradas por esta inicialmente suave corriente.

Los peces en los desagües estarán muy propensos a asustarse y se volverán muy selectivos. Si hay alguna actividad destacable de insectos en el lago, debe tomarse en cuenta y probar imitaciones adecuadas. En especial intentando colocar la mosca en la suave corriente y dejarla que tome profundidad.

La manera de pescar un desagüe se puede basar en un trabajo en equipo, mientras un pescador vigila cualquier señal de actividad para avisarle a los demás. La utilización del equipo y patrones similares a la pesca de bocas es suficiente para asegurar una buena posibilidad de éxito.

Bajos

La mayoría de los lagos en Chile se encuentran en escarpados valles, por lo que la profundidad aumenta drásticamente al alejarse de la orilla. Tal es el caso de la mayoría de los lagos cordilleranos, sin embargo aquellos lagos de valles centrales, o bien los llamados lagos de transición pueden proveer numerosas áreas cercanas a la orilla con amplias extensiones de baja profundidad. Esta cercanía entre el fondo y el aire ayuda al paso de la luz del sol, influyendo fuertemente en el desarrollo de vegetación. Esta vegetación es el hogar miles de organismos que forman parte de la dieta de las truchas.

Una zona baja - lago de la Carretera Austral, Décima Región de Chile

En términos generales, ningún pez pasa demasiado tiempo en la profundidad, porque la comida escasea fuertemente a medida que los rayos del sol pierden intensidad. En los bajos la variedad de organismos es difícilmente resistible por un sabio salmonídeo, por lo que intentará aprovechar aquellos sectores más oscuros o más afectados por el viento u otros factores para pasar desapercibido. Es el momento de probar la paciencia y acercarse con mucha calma y tomarse unos minutos para observar cualquier actividad reconocible. Basta con enfocar la vista en algún sector del fondo y esperar un lento y ondulado movimiento, o bien el suave aleteo de la cola o incluso un punto blanco que aparece y desaparece (la boca al abrir y cerrarse).

Si la actividad entomológica es más densa, es posible ver eclosiones poderosas y las consiguientes tomadas en superficie. Este momento rara vez se extiende por mucho rato, por lo que es importante reconocerlo en sus etapas iniciales para poder elegir una estrategia adecuada a la primera señal.

Islas Sumergidas

En inglés son conocidas como "shoals". Si la isla se asoma a la superficie, no es un shoal. En los mismos lagos en que abundan los sectores bajos, es posible encontrar en medio de un sector de fondo oscuro, una mancha más clara, distinguible especialmente a la hora de más sol. Es posible que esa isla esté cubierta de vegetación evitando su fácil detección de lejos, pero siempre será posible distinguirla en algún ángulo. Si se encuentra a poca profundidad será más fácil de identificar.

Los peces reconocen las características de estos hitos como zonas litorales y las frecuentarán de la misma manera que las zonas bajas recién descritas. La diferencia es que se encuentran más cerca de las profundidades, ya que la isla está rodeada por agua más profunda. Eso les da seguridad.

Las diferentes profundidades que provee una isla sumergida ofrece un abanico de temperaturas, lo que provoca la existencia de variadas fuentes de alimento para los peces, a muy poca distancia de la seguridad de la oscura profundidad. Es el lugar ideal para intentar la pesca con imitaciones de chironomids o midges (Diptera - mosquitos). Las larvas de estos insectos viven muy cerca del fondo y son los shoals los mejores ambientes para su desarrollo. Los peces reconocen la presencia de estos organismos y se alimentan fuertemente de ellos en distintas épocas del año.

En algunos lagos hay algunos shoals muy cerca de la orilla (a menos de 50 m), algunos tapados de vegetación y es posible ver la drástica diferencia en productividad entre estas islas y las zonas más litorales con fuerte declive.

En general, los mismos organismos que se encuentran en los sectores bajos son los habitantes de estas islas sumergidas. Las técnicas son similares y la ventaja es tener el espacio adecuado para trabajar una larga pelea si la tomada de la imitación corre por cuenta de uno de los grandes habitantes de las zonas más oscuras de un lago.

Manantiales

Una boca subterránea es clásicamente fuente de nutrientes y componentes especiales que promueven el crecimiento de cierta vegetación especial, no encontrada en otros lugares del lago. Se puede comparar mucho con un Spring Creek. La proliferación de organismos no tiene comparación con otros lugares del lago o laguna. En muchos casos un manantial, o spring hole, se distingue por estar usualmente rodeado de vegetación de un color verde claro. El agua usualmente emana a una temperatura constante a través del año y muchas veces más oxigenada, aspecto relevante en los fríos meses de invierno cuando mucha de la vegetación desaparece, disminuyendo la fotosíntesis.

En verano, el manantial provee agua fresca atrayendo nuevamente a los habitantes acuáticos. La permanente vegetación da el ambiente adecuado para excelentes poblaciones de pequeños organismos entre los que se cuentan ninfas de insectos, crustáceos, pequeños peces.


Poder reconocer las características físicas de los distintos rincones de un lago es la clave para armarse un mapa de los posibles lugares productivos. Cuando este lago es conocido, el mapa debe estar grabado en la mente. Cuando el lago es nuevo, es necesario pasar unos momentos recorriendo visualmente el entorno para reconocer las características físicas más relevantes.

Un lago profundo seguramente estará rodeado de altos cerros, y por el contrario, un lago relativamente bajo no tendrá grande formaciones de altura en sus contornos. Las entradas y salidas visibles de agua son claros indicadores de estructura, así como los cambios notorios de color en el fondo. Si es posible detectar algún movimiento del agua o alguna corriente, las posibilidades aumentan.

Si los peces están activos por la presencia abundante de cierto tipo de insectos, entonces hay que tomar nota de la posición. Seguramente los peces estaban cerca cuando la actividad empezó.

Lo importante es ser capaz de leer el lago. De entender al lago. De sentir el lago. De escuchar al lago ... porque es mucho lo que se puede llegar a saber de un cuerpo de Agua Silenciosa.


Al recorrer Chile, Rodrigo Sandoval siempre incluye algunos lagos en su itinerario para disfrutar de un buen rato de Aguas Silenciosas.

Se puede contactar en rsandova@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768