Aguas Silenciosas - Técnicas y Trucos para la pesca con Mosca en Lagos y Lagunas - Rodrigo Sandoval

El Equipamiento
para pescar en Lago

Muchos elementos pueden determinar
el éxito en una jornada de pesca.

Texto y Fotos: Rodrigo Sandoval


Este viaje era uno de los últimos de la temporada. Lo sabíamos muy bien. Quizás por eso teníamos mucha ansiedad por probar la pesca de la Laguna del Malleco en ese corto fin de semana. La Laguna, ubicada a la entrada del Parque Nacional Tolhuaca, ofrece un hermoso paisaje junto a cerros tapizados de Araucarias, Coihues, y Ñirres. Nuestro propósito era tener una muestra de las eclosiones de principios de otoño y poder aprovechar de exigir fuertemente nuestras moscas recién atadas.

Como a las 16:30 de ese sábado, Derek Kohn, Rodrigo Saelzer, y yo entramos al agua, en un día nublado con amenazas de lluvia. Los días de abril se sienten cortos, por lo que sabíamos que no tendríamos mucho rato más con luz. Comenzamos recorriendo la orilla inmediata. El aire se sentía increíble. Una gran bandada de cachañas pareció querer darnos la bienvenida al volar ruidosamente por las copas de los árboles adyacentes a la orilla. En el agua, no vimos nada de actividad en un principio, por lo que unas líneas sinking tip en caña #5 sonaban como muy razonable. Como patrón, cada uno eligió algo distinto. Yo me fui a mi favorita San Dragon, un patrón de búsqueda que simula una ninfa de libélula. A medida que avanzábamos por la orilla, el viento se fue calmando. No teníamos ninguna picada en registro por más de una hora.

Pasaron otros minutos más sin éxito, hasta que nos sorprendió el súbito alboroto de una trucha que parecía haber atacado algo en la superficie. Ninguno vio a la trucha misma, pero la aureola en la superficie quedó clarísima, en especial ya que el viento estaba disminuyendo. Los dos más cercanos nos aproximamos al lugar del suceso para probar suerte. No pasó nada. Después de otro rato cambié línea poniendo una flotante, ya que parecía que estabamos pescando en la profundidad incorrecta. Cambié la mosca por una ninfa genérica, más delicada que la anterior. Comencé a sentir algunas picadas, muy pocas y muy débiles en todo caso. Alcancé a comentar de las picadas con Derek y Rodrigo, quienes no habían sentido aún nada.

Al pasar de otros minutos vimos que a nivel de superficie no sucedía nada. Lo mismo a nivel profundo. Decidí poner una línea intermedia. De hecho es una línea transparente, especial para casos en que la sensibilidad de las truchas está latente. El líder era más corto que en la línea flotante. Cinco lanzamientos me alcanzaron a poner algo impaciente, pero el sexto se transformó en una picada que duró más que el simple golpe en la imitación. El tira y afloja revelaba un trucha de cerca de 1 kilo tratando de liberarse. No hubo éxito en subirla, pero al menos hubo acción. Cinco minutos después, Rodrigo, quien nunca había cambiado la línea ni la mosca - utilizaba una ninfa de libélula (damselfly) de color verde pálido - se puso en contacto con su primera picada de la tarde. Hábilmente logró transformar esa picada en una trucha en sus manos. Una linda arcoiris pareció anunciar mejores perspectivas de pesca.

Rodrigo siguió siendo el único exitoso por un buen rato, a medida que las sombras se alargaban y la noche se acercaba. Seguimos pataleando en dirección al nacimiento del Río Malleco que desagua la Laguna. Rodrigo se anotó con otras dos truchas, lo cual nos hizo evaluar seriamente nuestro error en la presentación. Derek logró enganchar una trucha también, utilizando un esquema muy similar al de Rodrigo.

Volví a poner una línea de hundimiento rápido, y tratando de imitar la acción de Rodrigo, puse una ninfa de color verde. Apenas tuve armado el nuevo esquema, comencé lanzando hacia la desembocadura. No tardó en sentirse el fuerte ataque de una trucha. Al recogerla del agua, pude apreciar a una saludable fario de unos 25 cm.

Cuando llegó la noche, volvimos a nuestra orilla inicial para salirnos del agua. Las condiciones del agua y del clima nunca fueron muy definidas como para entender cuál fue la fórmula real de éxito, pero Rodrigo claramente había estado mucho más cerca que los demás. A veces sucede ... es bueno saber que todavía no es una ciencia cierta.


Lanzando en una laguna Araucana

Seguramente son muchas las historias similares, donde una jornada de pesca en un lago o laguna resulta enigmática a la hora de precisar las condiciones específicas de acción de las truchas. Una cosa está siempre clara en estas situaciones. El equipo juega una parte importante. Distintos implementos permiten probar distintas situaciones y eventualmente ajustar el enfoque de la pesca a cada condición en particular. Esa flexibilidad permite aumentar las posibilidades de éxito.

El equipamiento para la pesca con mosca en lago incluye los componentes más básicos como cañas, carretes y líneas. Otros elementos como embarcación, waders, cajas de moscas, etc. quedan para análisis más detallado en próximas ediciones.

Líneas

Sin línea no hay pesca. Así de simple. Es la parte clave del equipo, aunque no la única importante. Para la pesca en lago hay considerar que la mayor parte de la pesca se realiza a cierta profundidad (no siempre), y más bien cerca de la orilla. Entonces, las líneas más requeridas tienen que tener cierta tasa de hundimiento, y no es necesario equipos que permitan lanzar varias decenas de metros. En especial si la pesca se hace embarcado, los lanzamientos serán del orden de los 15 metros a lo más.

Líneas #4 a #6 son las más recomendables. Usar una línea menor usualmente produce problemas al enfrentar viento. Una línea más pesada puede comenzar a cansar al pescador, y la verdad es que no se necesita lanzar tanta distancia.

¿Sólo líneas de hundimiento - sinking? Nooooo! Son muchas las condiciones en que se necesitará una línea flotante y no es sólo el caso de pescar con mosca seca. Entonces, ¿cuándo usar una o la otra? Dividamos el grupo de líneas en dos: las que flotan y las que se hunden. Primero, se usa una flotante, de preferencia una Weight Forward cuando hay una evidente actividad en la superficie. Es decir, las truchas están tomando adultos que se posan para depositar huevos, o bien están tomando a las ninfas y pupas recién ascendidas que luchan en la superficie por sacarse sus caparazones inmaduros y transformarse en alados adultos. En ambos casos las truchas las toman en la superficie misma, o sólo a unos 5 cm de esta.

Cuando las truchas están tomando insectos y otros organismos en el fondo se necesita una línea de hundimiento. ¿Cierto? .... ¡Noooooooo! Bueno, no necesariamente. Hay otra técnica que utiliza línea flotante para pescar pequeñas ninfas y larvas a unos dos ó tres metros de profundidad. Al usar scuds, o pequeños crustáceos, estos viven en general más cerca del fondo. Usualmente en áreas en que la luz logra penetrar hasta el fondo. Se usa la línea flotante con un larguísimo líder. ¡A veces hasta de 6 metros! La idea es lanzar y dejar que la mosca se hunda un buen rato. Intentando que el líder quede vertical. Luego se comienza una serie de muy cortos y suaves tirones, recogiendo la línea muy de a poco. A veces costará sentir la picada, por lo que el uso de strike indicators puede ser buena idea. La otra situación similar es al pescar con larvas de mosquitos o midges (chironomids), tal como describe Ernie Schmidt en su artículo. La idea es similar: intentar que la imitación se huna cerca del fondo, usando la línea flotante.

Si en este momento se preguntan "¿para qué me compré la sinking?", ahora les digo para qué. En muchos de los lagos en Chile, el alimento fuerte para las truchas son pequeños peces de otras especies. por ejemplo puyes, peladillas. Esos peces son imitados con streamers, tal como un Muddler Minnow, o incluso un simple y básico Woolly Bugger. Para poder trabajar con estas imitaciones, hay que producir mucho mayor movimiento (tirones y recogidas). De usar una línea flotante, la imitación nadará hacia arriba, alejándose de la productiva zona profunda. El mismo caso se da al utilizar imitaciones de ninfas nadadoras como el caso de las libélulas. Se debe usar una línea que mantenga la imitación constantemente cerca del fondo. Existen distintas tasas o niveles de hundimiento en las líneas, lo que determina la velocidad con que se van al fondo. Eso influye en la acción que se logra al recoger la línea. Los niveles van del I al IV (1 al 4). Cuando existe una ascensión de las ninfas de cierta especie de insecto, preparando la eclosión, es muy posible que las truchas estén más bien cerca de la superficie. En esos casos, una línea de hundimiento I o II son lo más indicado. Si las truchas se mantienen cerca del fondo, y/o al usar streamers, una línea de hundimiento III o IV es lo más recomendable.

¿Qué pasa con las sinking tip que uso en el río? El típico caso del pescador chileno es tener un set de shooting tapers, o las conocidas líneas Teeny, serie T, para pescar en ríos profundos y de cierta corriente. Esas líneas siguen siendo útiles. En esas líneas son sólo los primeros 7 u 8 metros los que se hunden, aunque a una tasa muy rápida. Estas líneas son muy útiles para cubrir orillas con vegetación utilizando streamers o ninfas. La acción de la línea permite hundir rápidamente la mosca, y al comenzar las recogidas, esta imitación comienza a nadar ascendentemente lo que en muchos casos imita el arranque de un posible predador. Eso gatilla muchas picadas. Si las recogidas son muy pausadas y lentas, la imitación tenderá a hacer una especie de saltos desde el fondo, para volver a hundirse. Buena alternativa.

¿Qué líneas uso yo? Principalmente me gustan tres: la flotante, una Teeny T-130 (a veces la T-200) y en especial una línea de hundimiento II, completamente transparente, la cual salva situaciones de extrema selectividad y nerviosismo de las truchas. Nunca vieron la línea.

Cañas

¿Sirve la misma que uso en el río? Absolutamente. Cañas balanceadas para líneas #4 a #7 son las más usadas. Yo soy partidario de usar #4 y #5, aunque en ocasiones he tenido que subir el número. A veces me ha pasado lo contrario y me he tentado con una fina caña #3 a pescar situaciones en que se usa línea flotante y no existe casi nada de viento. Una caña #7 es muy útil para pescar desde la orilla, cuando los lanzamiento requeridos deben ser largos.

¿Acción rápida, media o lenta? Depende más de las condiciones de pesca puntuales. Si se se está pescando una eclosión, con mosca seca, una de acción lenta permite mayor delicadeza en la presentación, a la vez que amortigua mejor la picada con tippets o líderes delgados. Para la pesca en el fondo, una acción media o rápida son más cómodas y funcionales. De todos modos la acción depende más del gusto del consumidor.

¿Larga o corta? Muchas veces la pesca se realiza desde orilla, sin entrar al agua. Las condiciones de lanzamientos son equivalentes a las de río. Entre 8 y 9 pies de largo es muy razonable. Cuando se piensa pescar desde un float tube, para todos los efectos es lo mismo que sentarse en la orilla del lago o río y lanzar desde esa posición. ¿Se lo imaginan? En esos casos, la línea que se está lanzando está al menos un metro más cerca del suelo (en este caso, del agua) que estando de pie. Entonces, se podría decir que la caña debe tener un largo mínimo de 9 pies, con un largo ideal de 10 pies.

Si Uds. ya usan una caña #6m, de acción media, de unos 9 pies para su habitual pesca en río. Entonces, ya tienen una caña adecuada. No se trata de tener dos equipos distintos para cada situación.

Un pescador de lago, demostrando el éxito con el equipo.

Carretes

La elección del carrete se basa en una consideración principal. Existe la posibilidad en muchos lagos, en el sur de Chile especialmente, de enganchar un llamado monstruo. Se identifica un monstruo como una trucha de al menos 3 kg. con buena salud y una enorme motivación por no ser atrapada. En esos casos, la carrera que puede pegarse es muy respetable. En ríos, a veces la misma estructura del lecho impide una carrera muy larga, pero en el lago no hay nada que se interponga en el camino de una trucha decidida.

¿Entonces? El carrete debe tener capacidad para unos buenos metros de backing y en particular debe contar con un buen freno. Los de freno de disco son los ideales. Muchos datos de la elección de un carrete se pueden ver en un artículo de este sitio.

Líderes

Algo alcancé a mencionar. Vamos más al detalle. Dos aspectos que considerar: largo y grosor. Primero grosor. Mientras más grueso, más resistente y eventualmente mayores posibilidades de éxito en la captura de una trucha combativa. ¿Qué tan grueso? Lo más grueso posible, que no espante a las truchas y evite la picada. ¡Atención! Al pescar a profundidad, el líder tiende a ser menos visible que en la superficie, lo que permite aumentar el grosor sin perjudicar las posibilidades. Al pescar en superficie, las condiciones son idénticas a las de un río: un líder delgado permitirá engañar a los peces. No hay una regla estricta, pero como referencia, al pescar en superficie, lo común es entre un 4x y un 6x. Al pescar a media profundidad, ya podemos bajar a un 3x. Al pescar cerca del fondo, un 2x y hasta 1x no son problema. Yo rara vez subo de 5x, y rara vez bajo de 3x.

¿Qué tan largo? Si se usa una línea de rápido hundimiento, es porque se necesita llegar muy rápido al fondo. Con un líder largo ocurrirá que la punta de la línea llega al fondo, mientras la mosca está un metro más arriba todavía. En estos casos, un líder de 1,5 metros es más que suficiente. Al pescar con línea flotante, si se pesca en la superficie, el largo estándar de 3 metros es suficiente. Si se usa la flotante para imitar scuds en el fondo y larvas de midges, 4 y 5 metros son recomendables. Para los casos intermedios, un largo intermedio es también recomendable.

Yo he llegado a usar líderes de 6,5 metros hasta de 5x. Tal fue el caso de un lago en Canadá, donde la claridad del agua y la habilidad de las truchas requirió esas extremas condiciones del líder. ¿De dónde sacar líderes tan largos? Es posible encontrar aquellos diseñados para spring creek, que pueden llegar a tener 12 pies. Si se tienen algunos de esos de grosor 3x o 4x, es posible agregarles otros pies de tippet hasta llegar a un 4x o 5x. En caso de usar un líder tan largo para pesca en profundidad con línea flotante, el strike indicator es casi obligatorio.


Artículos Complementarios

Aguas Silenciosas Inicial
Anatomía de un Lago Chileno
Habitantes de un Lago Chileno
Pesca con Chironomid
La Caddis Viajera

El equipo a elegir depende finalmente de muchos factores particulares de cada persona, entre los que se incluye el presupuesto. Sin embargo, algunas de las guías que aquí se entregan pueden ser aplicables para cualquier persona. Lo importante es tener claras las condiciones de pesca del lugar en particular y aproximarse a esos requerimientos lo más posible.

La elección del equipo puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Tanto desde el proceso inicial de lograr llegar a donde las truchas están (a la profundidad a que se las encuentre), hasta poder soportar la pelea que éstas pueden ofrecer cuando se les captura en aguas de un lago. En todo caso, el equipo pierde a veces la importancia frente a la magnifica belleza natural que puede ofrecer un cuerpo de Agua Silenciosa. Nunca hay que olvidar que, simplemente estar ahí, es lo más importante de la jornada.


"Aguas Silenciosas" simboliza de cierto modo el contacto natural con el ambiente de un lago o laguna. Por eso, para Rodrigo Sandoval existen pocas cosas tan disfrutables como una jornada de pesca en Aguas Silenciosas.

Se puede contactar a Rodrigo en rsandova@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768