Aguas Silenciosas. Las Capas para Flotar en un Lago - Rodrigo Sandoval

Era un día más de otoño. Bueno, era otoño en el Hemisferio Norte. Yo me encontraba precisamente cerca del punto más nórdico en el que había estado hasta ese momento: a orillas de Cook Lake, unos varios kilómetros al norte de 100 Mile House, en British Columbia, Canadá. Para mí no había mucha novedad en pescar en otoño, cosa que hago permanentemente en Chile. Pero en este día de octubre en particular, una suave nevada nocturna nos sorprendió, ofreciendo temperaturas muy bajas a primera hora de la mañana. Sin alterar el plan de viaje, llegamos con el jeep hasta la orilla de aquel pequeño lago, entre bosques y cerros. Salir del auto calefaccionado fue un shock en sí. Pensar en entrar al agua en esas condiciones me hizo meditar varios minutos respecto a mi real compromiso con esta actividad a la intemperie. Luego de unos segundos de aclimatación y un golpe cafeínico a alta temperatura, inflé mi float tube, armé mi Winston #5, puse un líder de 7 metros, y un pequeño Ernie Scud en la punta de un tippet 5x.

Ya en la orilla, sentado en el agua, me puse las aletas y salí a flotar. El neoprén de 5mm reemplazaba a mis habituales waders de 3.5mm que acostumbro a utilizar en Chile. Un par de capas de Polartec ® apoyaban a mi organismo ante la situación térmica. Entré al agua con la esperanza de capturar algunas de esas arcoiris canadienses, mientras que rezaba por que la temperatura ambiental combinada con la del agua no fuesen demasiado extremas, porque ya no tenía nada más que ponerme.

Comencé recorriendo un largo corte que se apreciaba en la orilla oriental de aquel pequeño lago. No se veía acción en la superficie, lo que era de esperarse dada la temperatura ambiental, pero suponíamos que algo de actividad de crustáceos pequeños podría haber cerca del fondo, a medida que la temperatura penetraba las capas del lago, así como la presencia de larvas de mosquitos, o chironomids. La estructura de la orilla era un verdadero alivio ante las adversas condiciones ambientales. Grandes y visibles capas de vegetación sumergidas a unos dos metros bordeaban la sección de juncos de toda la orilla. Se distinguían pequeñas bahías de dos o tres metros de ancho, que invitaban a pasear la imitación.

Así me mantuve por unos treinta minutos, mientras luchaba con el fuerte deseo de salirme del agua y entrar en calor. Estaba tan concentrado en optimizar las reservas calóricas de mi organismo que no me di cuenta de la picada en forma inmediata. La verdad es que la tomada fue muy sutil. Mientras yo venía recogiendo mi scud muy lentamente, algo lo detuvo en forma suave. Como no reaccioné de inmediato, seguí recogiendo hasta sentir una nueva tomada. La trucha, al parecer, se clavó sola, porque no alcancé a levantar mi caña, y la línea ya estaba corriendo por las guías. Fue tanta mi lentitud del momento, que al transformarse en sorpresa, levanté la caña un poco tarde, provocando el corte del delgado tippet.

Cook Lake

Volví a atar un patrón idéntico, tanto en tamaño como en color. El tippet lo mantuve en 5x y volví a lanzar con el firme compromiso de estar más atento y reaccionar con mayor habilidad. Comencé a desplazarme lanzando hacia los juncos de la orilla, con gran paciencia y concentración. Avancé metódicamente hacia la derecha, lanzando y recogiendo con la mayor suavidad que me era posible con mis agarrotadas muñecas. Pasaron 30 minutos hasta que sentí esa segunda tomada casi imperceptible. Clavé la mosca con más suavidad que la primera vez y volví a sentir la arrancada de una poderosa arcoiris. Al comienzo la trucha arrancó hacia el centro del lago, buscando algo de profundidad. Luego de unos instantes, se devolvió en dirección de la vegetación, lo que me intranquilizó. Intenté poner algo más de presión en la carrera, para evitar el posible escape en las algas del fondo. La trucha no se detenía, así que apliqué algo más de presión, que finalmente se tradujo en la rendición del tippet con que se unía al resto de la línea. Otra trucha más escapaba con una de mis moscas.

A mediodía salimos del agua con gran alivio. Los dedos de los pies comenzaban a perder sensibilidad, mientras que mi organismo ya no se acomodaba a estar sentado sin moverse. Rápidamente calentamos una sopa, que fue bebida casi en un sorbo. Una vez reconfortados, miramos el mapa de la región. Instantes después, estábamos cargando el auto para dirigirnos hacia Elk Lake, un lago ubicado aún más al norte, el que nos llevaría una hora y fracción alcanzar. La única frase que recuerdo en ese momento fue "si crees que aquí hacía frío, espérate a meterte en Elk Lake".


No es lo mismo la pesca a comienzos de temporada que en pleno verano. Tampoco puede compararse una jornada de pesca en un río en que el 90% del tiempo se lanza desde la orilla y el día transcurre caminando corriente arriba, a estar varias horas flotando en un lago con un mínimo movimiento corporal, gracias a la comodidad de ese sillón flotante llamado float tube. Aunque las condiciones ambientales sean similares, las condiciones térmicas entre la pesca en un río son radicalmente distintas a las de un lago.

El concepto esencial a recordar en este contexto es simple: el cuerpo humano genera calor y lo va entregando a su ambiente en la medida en que lo que lo rodea se encuentre a menor temperatura. Este proceso de entrega de calor del cuerpo al ambiente se acelera notoriamente si hay humedad de por medio. La única manera de evitar este traspaso de calor, que se traduce en que el pescador se congela de a poco, es evitando la humedad del cuerpo y aislando el mismo, con capas adecuadas que eviten o retarden el proceso de pérdida de calor.

Los pescadores utilizamos un implemento esencial con este objetivo. Se llaman waders o vadeadores. El propósito inicial es ofrecer una capa impermeable que evite que nos mojemos con el agua que nos rodea. Así de simple. Pero algunos ofrecen adicionalmente un grosor de material aislante, que ayuda mucho a conservar el calor corporal dentro del traje.

Un Pescador en Epoca Lluviosa y Fría

Muchas veces me han preguntado qué waders son adecuados para la pesca en lago. La primera condición a tomar en cuenta es si la pesca se efectuará desde la orilla, embarcado en bote, o en un float tube. La actividad desde la orilla o embarcado en bote ofrece condiciones de movimiento y/o de exposición mínima al agua fría, por lo que el mismo equipo utilizado en río cumple perfectamente con las necesidades. La diferencia se aprecia al considerar al pescador en un float tube, con el propósito de permanecer una jornada de varias horas sumergido hasta la cintura, con un movimiento mínimo por largos periodos de tiempo. En los últimos años se han popularizado bastante los waders delgados, de capas como Gore-Tex ®. De hecho, tengo un par que utilizo bajo cualquier condición de pesca en ríos, ya sea en zona central de Chile en verano o en el otoño-casi-invernal de la Patagonia. Pero en lagos, mi elección principal se centra en mis waders de neoprén de 3.5mm.

Existen waders de neoprén de distintos grosores también y he pasado desde el delgado de 2mm, casi para usarse en mañanas frías de verano en pesca de río. Luego el de 3,5 mm, considerado casi como el grosor universal para la pesca en distintos lugares con exposición al frío. Finalmente, unos waders de 5 mm permiten que una persona pueda pasar varias horas en condiciones de temperatura ambiental que escasamente exceden el punto de congelación, o bien el agua se mantiene sobre cero, pero la sensación térmica se mantiene bajo esa temperatura. Es muy probable que el gran porcentaje de los lectores posea un par de waders de neoprén de 3,5 mm, ya que ha sido y sigue siendo el grosor estándar en este tipo de equipamiento. Bajo los waders, idealmente alguna prenda de ropa interior térmica básica. Por ejemplo, un Capilene delgado o mediano. No es necesario más que eso. El propósito del Capilene, o un equivalente, es trabajar con la humedad que emana el cuerpo, sacándola hacia fuera (en este caso pegándola a la capa interior de los waders), de manera de mantener a la persona lo más seca posible, y a la vez, con temperatura regulada.

También es factible utilizar waders de Gore-Tex o cualquier similar de poca capacidad aislante. Lo esencial es incluir capas aislantes de materiales como el Polartec ® o el Synchilla de Patagonia ®. En ocasiones he estado fltoando en fríos días de fines de temporada en lagos muy helados con waders de Gore-Tex. En esos casos, mi elección de aislantes ha incluido un Capilene Expedition (similar a un polar delgado, grado 100) de Patagonia junto a unos pantalones de Polartec 200. La suma de ambas cosas, al moverme en seco, es un poco abultada. Me da la impresión de haberme puesto un verdadero abrigo de piel debajo de los waders. Pero al pasar más de treinta minutos flotando en un lago, donde la temperatura del agua está cerca de los 10ºC, la temperatura ambiental se acerca a los 0ºC, y la lluvia incesante amenaza con mojar cada parte de mi cuerpo que se encuentre sobre el agua, es una experiencia suficiente para apreciar la utilidad de las capas aislantes.

Un Pescador en Pleno Verano

Cuando las condiciones son más cálidas, tal como sucede en varios de los lagos que se encuentran desde el sur hacia la zona central de Chile, en que el verano realmente se manifiesta con altas temperaturas y en algunas ocasiones poca presencia de viento, es muy posible que la temperatura del agua en la capa superior haya aumentado notoriamente. Simultáneamente, si se planea una jornada en que el pateo para avanzar en el lento float tube será intenso y el sol no pretende ocultarse por muchas horas, la vestimenta debe estar acorde. No hay que confundir estas condiciones con un día en la piscina. Si se trata de un lago adecuado para salmonídeos, entonces el uso de waders es absolutamente necesario. Pero posiblemente unos waders delgados y el uso de capas más delgadas de aislante será razonable. Por ejemplo, mi elección incluye en varios casos los waders de Gore-Tex ® junto a un Capilene ® Expedition. Nada más, ni nada menos. En los días de verano es muy posible que yo no use mis waders de neoprén. La condición excepcional podría considerar permanecer más de 6 horas flotando en el lago. En cuyo caso, no importa que se trate del día más caluroso del verano, la pérdida de calor en exceso se produce inevitablemente y el pescador no aislado adecuadamente puede llegar incluso a niveles de hipotermia.

De la cintura hacia arriba, las capas adecuadas dependen definitivamente de las condiciones ambientales y se aplican en gran medida las mismas recomendaciones para la pesca en río ante la misma situación climática. Si llueve, una chaqueta para lluvia es imperativa. Si hace frío, capas aislantes, como las mencionadas Polartec y Synchilla de Patagonia son la elección adecuada.

Ediciones Anteriores de
"Aguas Silenciosas"

Aguas Silenciosas Inicial
Anatomía de un Lago Chileno
Habitantes de un Lago Chileno
El Equipamiento para Lago
Flotando en Lago - Float Tubes Presentaciones en Lagos
Patrones de Imitación
Patrones de Atracción
Distintas Épocas del Año
Recogidas de Acción
Pescando de Orilla
Cuando el Viento Arrecia
Las Profundidades de un Lago
Lagos Cordilleranos

Un detalle que suele perder la importancia que merece es la necesidad de evitar que los pies mismos se enfríen. Mucha gente piensa que poniéndose 3 pares de calcetines logrará aislar adecuadamente los pies. La verdad es que está en lo correcto, sólo que esa aislación considera tanto el exterior como el interior. Me explico. Los pies se enfriarán solamente porque la pérdida de calor no alcanza a ser compensada por la circulación sanguínea. Al ponerse muchos calcetines, es muy posible que el pie quede demasiado apretado, inhibiendo la circulación adecuada. En mi experiencia, he tenido mejores resultados con un solo par de calcetines medianos o delgados, que con varios pares. Bueno, todo depende de cada caso. Como regla general me parece adecuado indicar las siguientes recomendaciones en cuanto a los pies:

  • Evitar que la talla de los waders provoque que los pies queden muy apretados. Deben quedar sueltos en movimiento.
  • Si se usan botas con las aletas, estas botas tampoco deben apretar. No es necesario tener un calzado firme en los pies, porque no se caminará sobre superficies complicadas como al vadear un río. Lo mismo se aplica para las aletas.
  • Al colocarse las aletas y/o las botas, es necesario cuidar que la punta del "calcetín" de los waders no se recoja hacia atrás, apretando los dedos de la punta. Siempre debe quedar un espacio libre para los dedos.

La pesca es y debe ser una actividad de placer. Estar expuesto a la hipotermia es un riesgo muy grande como para jugar con él. Para poder hacer de la experiencia de la pesca en lago una memorable en el buen sentido, la vestimenta debe apoyar el metabolismo del individuo, protegiéndolo de la inevitable pérdida de calor corporal que se produce por la gran diferencia de temperatura con el agua que lo rodea. Las capas de vestimenta, como ya quedó explicado, son esenciales para lograr estos objetivos. La clave consiste básicamente en lograr la combinación adecuada de prendas que mantengan una comodidad razonable, una circulación sanguínea adecuada y por supuesto, un nivel de aislación proporcional a la situación.


Rodrigo Sandoval es un pescador con mosca originario de Santiago, Chile, que ha dedicado innumerables jornadas al estudio de los cuerpos lacustres, tanto en épocas veraniegas como en primavera y otoño.

Se puede contactar a Rodrigo Sandoval en rsandova@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768