Aguas Silenciosas en los Ríos - Rodrigo Sandoval

La intención principal de aquel día fue intentar clavar uno de los impresionantes monstruos que habitan el "pozón del coyote", como lo llaman los locales, en aquel hermoso río afluente del más famoso Río Futaleufú. La tradición dice que a fines del verano las enormes marrones residentes, así como algunos salmonídeos anádromos, se congregan en este curso. El pozón es su punto final, ya que sobre él se alza una poderosa caída de agua infranqueable aún por el más portentoso salmón. Durante tres horas me mantuve lanzando casi cada gran mosca que habitaba en mi caja, sin ver el menor asomo de picada. Era mediodía, así que con mi amigo Rodrigo decidimos volver a nuestro campamento para prepararnos algún alimento. Apenas había avanzado unos 50 metros por la ribera del río, cuando noté aquel pozón derivado del gran río adyacente. Era un remanso, que de alguna extraña manera había logrado una estructura que lo había transformado en una pequeña laguna, no más grande que una piscina de competición.

Caminábamos por el borde de aquella laguna cuando noté algunas pequeñas truchas que transitaban entre sectores con vegetación, destacadas claramente contra el fondo fangoso de tonalidad clara. Instantes después divisé otra trucha, la cual ya ofrecía un tamaño más interesante. Debe haber tenido casi medio kilo, por lo que ya ofrecía una alternativa a la inactiva mañana que habíamos tenido. Miré mi equipo, era una caña #7, con un shooting taper como línea (muy pesado y de rápido hundimiento), un corto líder llegando a un 2x, y un gran Matuka como ofrecimiento. Aún no sé por qué (posiblemente sólo por impaciencia), pero ni siquiera me tomé la molestia de cambiar algo de aquella combinación. Me ubiqué con gran sigilo detrás de un pequeño árbol y ubiqué la posición de la arcoiris. Cuando la tenía en la mira, hice dos movimientos de la caña para colocar la mosca unos tres metros delante de la trucha, cerca de una cama de vegetación acuática. Me quedé mirando la trayectoria interceptante de la trucha objetivo, por lo que no pude distinguir completamente lo que sucedió a dos segundos de que la mosca cayó al agua. De reojo vi primero la sombra y luego un fuerte estallido en la calmada superficie de aquella pequeña laguna.

Resultado en una laguna lateral

Cuando fijé la vista en el agitado final de mi línea, un musculoso cuerpo de marrón luchaba por librarse de su errada presa. No tuve que meditar mucho para darme cuenta que aquel portentoso pez se acercaba a los 50 cm de largo, y ostentaba una gran decisión de irse a refugiar entre las algas de tener la oportunidad. Junto con los gritos de mi amigo, también coincidí en la necesidad de aplicar la mayor resistencia que mi combinación de equipo pudiese dar. La caña se doblaba como si pidiese perdón, y el tippet fue exigido - según mi impresión - más allá de las pruebas de fábrica. Pero afortunadamente para mí, la trucha pronto bajó el nivel de la pelea y muy lentamente se dejó atraer hasta mi orilla.

Con mucha suavidad y húmedas manos, la sostuve sólo unos segundos fuera del agua para poder admirar su colorido con la luz del sol y evidentemente sacarle el streamer de la boca. No hubo fotos, no hubo comentarios, sólo admiración. Era un pez sumamente saludable y musculoso. Un claro residente de aquel mínimo cuerpo lacustre alimentado por el rebalse del río.

Luego de ver cómo se alejó nadando rumbo a su refugio sumergido, volví a retomar la pulsación normal. Saqué la mosca y desarmé la caña. Ya había vivido más de lo que esperaba en aquella mañana de febrero.


Gran parte de los pescadores centran sus esperanzas y esfuerzos en la pesca de ríos. No puedo decir que yo mismo estoy muy lejos de aquello al igual que muchos de los lectores. Sin embargo, en los diversos cursos de agua por los cuales pasamos nuestra vida de pescadores, existen varias situaciones de aguas quietas, que en forma similar a lagos y lagunas hechos y derechos, ofrecen condiciones de pesca en que la corriente está ausente o al menos casi imperceptible.

Laguna Lateral

No se trata necesariamente de pozones de gran tamaño (también llamados pools), sino que como el descrito en el relato, remansos laterales que terminan formando una pequeña laguna de agua absolutamente quieta, a mínimos metros del curso principal. Constituyen éstas, importantes oportunidades de pesca por varios motivos los que servirán para instruir respecto a la pesca en aguas quietas en las jornadas en los ríos.

En primer lugar, es posible que estos remansos ofrezcan mejores condiciones de claridad de agua (que alcanza a decantar), mejorando posibilidades en casos de ríos con su cauce principal enturbiado. Sucede mucho en épocas de deshielos y en ríos cordilleranos, que el agua que desciende desde las alturas altera enormemente la claridad de los cursos de agua. Simultáneamente, el torrente es mayor, ya que los mismos deshielos aumentan el caudal. Por esta razón, el agua en descenso se ve afecta a mayores turbulencias, apoyando el proceso de enturbiamiento del agua. Sin embargo este fenómeno es más drástico a nivel de superficie, en especial en recodos del río con mayor corriente. En aquellos sectores en que el agua se "apoza", es posible que se produzca cierto nivel de decantamiento, permitiendo que el agitado caudal se vea suavizado en la superficie, con la consiguiente recuperación de algo de claridad. Un ejemplo de esto es una pequeña laguna que desprende del curso principal del enorme Río Puelo en la Región de los Lagos en el sur de Chile. Justo frente al sector denominado "Las Hualas", el río da una gran curva hacia la derecha, y simultáneamente se forma esta laguna que perfectamente da oportunidad de pesca en aguas quietas por buena parte de la tarde. Cuando el Puelo viene cargado por las lluvias, las laguna sube su nivel, pero difícilmente cambia su coloración. Son aquellos sectores los que pueden ser analizados como "aguas quietas" de los ríos, ya que se derivan directamente de la corriente principal, careciendo de movimiento ampliamente perceptible.

Para enfrentar la pesca en estos remansos aledaños, el equipo no requiere demasiadas modificaciones a lo que ya se está usando en el río principal. No es necesario cambiar la caña ni la línea, pero puede ser necesario utilizar un patrón distinto y técnicas ad-hoc. En muchos casos en los ríos de Chile Central, donde se producen estas suertes de piscinas donde la corriente se sectoriza, he podido encontrar cantidades no despreciables de Odonatos, más conocidos como Libélulas o Matapiojos. Estos insectos en estado inmaduro viven bajo el agua, exclusivamente en aguas quietas (lagos y lagunas) o en sectores de mínima corriente. Al igual que en los lagos hechos y derechos, las truchas disfrutan bastante con un bocado del tamaño de una ninfa de libélula.

Pescando en una Laguna Lateral

La manera de enfrentar estos pozones se basa (por ej. en el caso de ríos turbios), en la opción de ofrecer una ninfa nadadora cerca de la superficie, (donde la visibilidad podría ser mejor). La misma línea flotante de siempre cumple con el objetivo, y el tippet no requiere ser tan fino, ya que en las escasas condiciones de visibilidad, pasa más inadvertido. Usualmente tomo una ninfa de buen tamaño, que pueda simular uno de estos Odonatos, y la coloco cerca de las orillas al comienzo de una zona de corriente lenta o hacia los bordes de la pequeña laguna adjunta al río. Con suaves recogidas trato de mantener el patrón cerca de la orilla a una profundidad uniforme.

Otra característica relevante de estos sectores más lentos y usualmente mucho más profundos que el resto del río, es que muchos de los grandes residentes del río estarán más propensos a establecerse donde la profundidad les ofrezca mejores temperaturas en los meses de verano y en la época de falta de lluvia, así como la protección y seguridad que ofrece la oscuridad. La profundidad, en estos casos, es el concepto esencial. Si bien es cierto que el resto del río será trabajado con una línea flotante y el uso de moscas secas y ninfas, estos sectores lentos y profundos son una oportunidad para grandes capturas cerca del fondo. No son pocas las veces que agrego un simple split shot a un largo, largo líder, llegando de esa manera a la profundidad necesaria, en aguas de una pequeña laguna que difícilmente ofrecen movimiento.

Ediciones Anteriores de
"Aguas Silenciosas"

Aguas Silenciosas Inicial
Anatomía de un Lago Chileno
Habitantes de un Lago Chileno
El Equipamiento para Lago
Flotando en Lago - Float Tubes Presentaciones en Lagos
Patrones de Imitación
Patrones de Atracción
Distintas Épocas del Año
Recogidas de Acción
Pescando de Orilla
Cuando el Viento Arrecia
Las Profundidades de un Lago
Lagos Cordilleranos
Capas para Flotar en Lagos

De la misma manera que en aguas quietas de lagos y lagunas, unos movimientos de nado impuestos en la imitación producen mejores resultados que un simple y tedioso derive natural con la casi ausente corriente en el fondo. Imitaciones de grandes ninfas, sin importar demasiado con la especie más abundante en el momento, son excelentes opciones. Aún más, el clásico Woolly Bugger, que no es más que una ruda imitación de una sanguijuela tiene en estas ocasiones un papel fundamental en el éxito de la jornada.

Finalmente, estas pequeñas lagunas derivadas de ríos inmediatos, son constantemente alimentadas por aguas frescas por el mismo río. Eso le da a la calidad del agua las ventajas de un cuerpo de agua quieta y simultáneamente la fuente alimenticia de peces que conforma un curso de agua. No hay por donde perderse. Cada vez que en el recorrido de un río nos encontramos con uno de estas piscinas laterales o pozones exagerados, las posibilidades de lograr importantes capturas con mínimo cambio en la técnica de presentación y patrón escogido son realmente sorprendentes y posiblemente emulen en un río la magia de las jornadas de pesca en aguas silenciosas.


Rodrigo Sandoval es un pescador con mosca originario de Santiago, Chile, que ha dedicado innumerables jornadas al estudio de los cuerpos lacustres, aplicando dichas técnicas a la pesca en ríos y esteros.

Se puede contactar a Rodrigo Sandoval en rsandova@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768