Aguas Silenciosas - Vegetación bajo el Agua - Rodrigo Sandoval

"Ud. descubrirá que las plantas en los lagos y ríos son como las palabras de un libro, revelando la riqueza del agua, e indicando qué tipo de pesca es factible anticipar".
S. Gordon, How to Fish from Top to Bottom (1955).

Llegamos temprano a probar suerte. El lago estaba como espejo y aunque el cielo estaba parcialmente nublado, no hacía frío. De nuestro grupo de cuatro pescadores, dos habían decidido alargar un poco más el sueño en la carpa, mientras nosotros dos manifestamos con gran interés nuestra intención de probar suerte con las marrones que sabíamos habitaban esas aguas. Rápidamente montamos nuestros float tubes y emprendimos el avance por la orilla sur del lago, siguiendo una casi interminable línea de juncos.

Al poco andar, mi compañero comenzó a hacerme señas, indicando que tenía en pelea una de las interesantes marrones lacustres. Alcancé a llegar justo antes de que la soltara y pude observar con gran admiración la impresionante combinación de colores de aquel hermoso pez. Pocos minutos más tarde, una gran picada me sorprendió, luego de haber lanzado mi imitación de ninfa de libélula cerca de los juncos, en el mismo recodo en que la anterior trucha había sido capturada y soltada. No pude clavarla bien y por sólo algunos segundos pude disfrutar de la fuerza de aquel magnífico espécimen.

Proseguimos el recorrido y luego de andar otros 30 min, nada se manifestó en nuestras imitaciones trabajadas a media profundidad. Llegamos a una de las bocas más importantes de aquel lago y probamos suerte en todas las direcciones, profundidades y estilos de recogida, sin éxito.

Decidí devolverme por mi cuenta, ya que mi compañero quería seguir recorriendo la orilla a continuación. Particularmente, más que volver al campamento, me interesaba recorrer nuevamente el único sector en que habíamos tenido las picadas. Volví al recodo, lanzando minuciosamente a pocos centímetros de los juncos. Mis esperanzas se confirmaron al sentir nuevamente un seco y sólido tirón, que esta vez se transformó en una trucha bien clavada, que inició una serie de carreras de lado a lado, hasta que pocos minutos después, la pude tener en mis manos, y luego de admirar sus tonalidades, la devolví al agua. No cabía duda que algo tenía aquel sector que daba a las truchas un espacio más propicio para la alimentación, aunque en la superficie no aparecía seña alguna de la estructura que las aguas del lago ocultaban.

Un par de horas después volví al sector, esta vez disfrazado con un traje completo de neoprén, una máscara de buceo, snorkel, y las mismas aletas que uso para patear al recorrer en mi float tube. Me sumergí con cierta resistencia, ya que la temperatura baja lograba traspasar parcialmente mi capa de neoprén, haciendo del buceo un proceso poco amigable. Al poco nadar, mis sospechas se confirmaron. Aunque la orilla se hallaba completamente flanqueada de juncos, dando un hábitat muy adecuado para las ninfas de libélulas y otras varias especies de insectos, el recodo se hallaba tapizado en su fondo por una gran cama de vegetación (weed bed), que multiplicaba drásticamente las posibilidades para los insectos, atrayendo, por lo tanto, a los hambrientos peces del lago. Recorrí bajo la superficie parte del sector, viendo en un par de ocasiones algunas truchas al acecho de insectos, además de poder recolectar algunos inmaduros de libélula, confirmando sustancialmente las sospechas. Los otros dos que habían quedado en carpa en la mañana, pudieron aprovechar esta información y recorrer con mejor eficiencia aquella cama de agua, logrando un resultado en la pesca muy superior al que habíamos logrado en la mañana.


Muy pocos cuerpos de agua pueden ser considerados como carentes de vegetación. Al menos, vegetación visible a simple vista. Pero en la gran mayoría de los casos, los lagos se encuentran pletóricos de vida vegetal, ya sea a nivel de plantas acuáticas, como de vegetales de tamaño ínfimo que se dejan llevar con el movimiento de las aguas. Adicionalmente, el comportamiento estacional de muchas de estas especies de plantas, promueve de distinta manera la proliferación de insectos a lo largo del año.

Muchas de las especies de insectos de desarrollo acuático que se encuentran en cuerpos de agua quieta, se encuentran directamente relacionados a estas plantas, ya que son en parte su fuente de alimento y adicionalmente les brindan protección. Se estima que el desarrollo vegetal de un lago está en directa relación con la productividad entomológica de éste.

Las plantas acuáticas que ofrecen este excelente hábitat a los insectos pueden dividirse en tres categorías generales: emergentes, flotantes, y sumergidas. Las emergentes incluyen a todas aquellas plantas que se encuentran enraizadas en el fondo, pero que proyectan una porción fuera del agua, como es el caso del junquillo. Las flotantes yacen sobre la superficie del agua y pueden o no estar enraizadas en el fondo. Nenúfares son un ejemplo de este grupo. Las sumergidas son posiblemente las que mayor interés despiertan en los pescadores, aunque son las más difíciles de ubicar visualmente al estar fuera del agua. Sucede que estas plantas ofrecen el mejor y más variado espacio vital para las colonias de insectos. A esta clasificación, que es una simplificación de muchas especies y características, podemos agregar los troncos sumergidos de árboles terrestres, que por diversos motivos cayeron al lecho del lago, por supuesto muy cerca de las orillas, y con su tronco y ramas muertas, ofrecen otro espacio de protección y alimentación tanto a peces como insectos.

lakevegetation3.jpg (33868 bytes)
Los troncos sumergidos, particularmente de árboles caídos, constituyen un espacio ideal para que deprededadores (como las truchas) se establezcan en espera de incautos organismos que pasen en las cercanías.

Dependiendo del nivel de claridad de las aguas, las plantas acuáticas normalmente se encuentran en profundidades de hasta 15 metros, siendo el gran porcentaje de los casos, la marca de los 10 metros de profundidad la que marca el límite de existencia de estas plantas.

Un fenómeno interesante y útil de estudiar por los pescadores es la tendencia que tienen muchas de las más grandes plantas acuáticas a distribuirse en zonas paralelas a lo largo de la orilla del lago. Mientras más protegido sea un segmento particular, mayor será la probabilidad de que este tipo de distribución ocurra. Si, por ejemplo, ciertas ninfas de insectos prefieren cierto tipo de vegetación, el pescador deberá posicionarse donde pueda, consistente y constantemente, presentar su imitación sobre esta zona. Se da en muchos casos que en estas zonas aparecen numerosas especies de insectos capaces de nadar, que recorren el sector en busca de alimentación. Muchos de los insectos que se propulsan o nadan, como es el caso de las libélulas y algunas mayflies, es posible que se encuentren de cacería de otros insectos que abundan en estos sectores.

Zonificación

Desde la orilla hacia adentro, es posible distinguir tres zonas, que en cualquier caso dado pueden existir en conjunto, o sólo algunas de ellas.

La primera zona, que forma una franja desde la orilla es aquella que posee las plantas emergentes. Tradicionalmente el junquillo. Es en esta misma zona en que se encuentran los troncos caídos. En muchos de los lagos de la zona austral de Chile, cercana a las montañas, los lagos son de origen glacial, poseyendo orillas cortadas a pique. En estos casos esta primera zona de plantas emergentes no exista, pero si un interesante bosque flanquea estas orillas, los troncos son la estructura que ofrecen el hábitat para organismos que forman parte de la dieta de las truchas. En el caso del junquillo los insectos posibles de encontrar incluyen a ninfas de odonatos (libélulas en estado inmaduro). Muchas especies de caddis, particularmente pertenecientes al grupo de las tube case caddis son frecuentes habitantes de estas zonas. El pescador debe enfrentarlas con líneas flotantes y eventualmente con líneas de suave hundimiento o de punta de hundimiento en el caso de utilizar grandes ninfas. Al imitar odonatos, la recogida debe ofrecer un suave nade, que de la impresión de un natural a las hambrientas truchas. En el caso de las caddis, es una imitación presentada con suavidad muy cerca de los juncos y con poco movimiento, intentando que se balancee en el agua cerca de los tallos. En el caso de los troncos sumergidos, la presentación normalmente será más interesante utilizando streamers y grandes ninfas con líneas sumergibles y aplicando un efecto de nado sugerente. La pesca cerca de los juncos se encuentra documentada en detalle aquí.

La segunda zona presenta plantas flotantes. En muchos casos la densidad de éstas no da mucha oportunidad a que se presenten imitaciones de insectos sin enredarlas entre los tallos de éstas. La manera de trabajar esta zona muchas veces se centra en el uso de patrones flotantes, especialmente en el caso de actividades entomológicas interesantes. Es esta una excelente oportunidad de probar imitaciones de los insectos más abundantes, muchas veces en estado de emergente. También el de patrones de atracción es una excelente opción en esta zona. Si se da la posibilidad de pasear una ninfa en nado, las posibilidades son buenas de conseguir una picada, pero la presencia de vegetación abundante requiere que la maniobra de pelea sea sumamente controlada. Esto exige el uso de tippets resistentes y cañas de acción media a rápida, si se pesca desde un float tube.

lakevegetation1.jpg (32510 bytes)
Algas y otras plantas de la categoría "sumergidas" abundan en ciertos sectores de un lago,
siempre y cuando exista la llegada de la luz solar.

Ediciones Anteriores de
"Aguas Silenciosas"

Aguas Silenciosas Inicial
Anatomía de un Lago Chileno
Habitantes de un Lago Chileno
El Equipamiento para Lago
Flotando en Lago - Float Tubes Presentaciones en Lagos
Patrones de Imitación
Patrones de Atracción
Distintas Épocas del Año
Recogidas
Pescando de Orilla
Cuando el Viento Arrecia
Las Profundidades de un Lago
Lagos Cordilleranos
Capas para Flotar en Lagos
Aguas Quietas en Ríos
Pescando entre los Juncos
Las Bocas de los Lagos
La Línea Flotante en el Lago

La tercera zona, que es al más interesante, pero la más difícil de observar, es la que presenta plantas sumergidas. Las camas de algas bajo la superficie son un verdadero paraíso de los insectos, y por tanto, de las truchas. En estos sectores varias especies de insectos se desarrollan y llegado el momento, emergen. Tal es el caso de las tube case caddis, de las midges (Diptera), de mayflies, particularmente del grupo de las swimmes como son las Callibaetis, y por supuesto de odonatos a lo largo de todo el año, que andan en la caza de estas otras especies de insectos. Enfrentar esta zona requiere de líneas hundimiento uniforme, o bien algunas líneas de punta de hundimiento rápido, e incluso los shooting tapers. Ninfas en movimiento, larvas emergentes, pupas de caddis y de midges, y por supuesto, grandes imitaciones de dragonflies y damselflies son la receta de éxito, siempre y cuando se logre presentar la mosca relativamente cerca de la cama de algas. La manera de lograr esto es dejar que se hunda, contando segundos mentalmente, hasta comenzar a recoger. Si se enreda, es posible que sea demasiado profunda y el siguiente lanzamiento la deja hundirse unos segundos menos. Así, se calibra la presentación mediante la cuenta de segundos mentalmente, hasta llegar al número que permite presentar la mosca a un profundidad razonable.

Estas tres zonas son absolutamente representativas de los ecosistemas que pueden existir en aguas quietas, y como se mencionó, dependiendo de las características de cada lago, estas zonas pueden existir o no. Los insectos saben cuáles de estos espacios les ofrecen mejores condiciones, y las truchas saben como buscar a estos insectos en estas zonas. Definitivamente es otra dimensión biológica de las aguas silenciosas.

Texto y fotos: Rodrigo Sandoval. Fotos subacuáticas con Canon AF-1.


Rodrigo Sandoval es un pescador con mosca originario de Santiago, Chile, que ha dedicado innumerables jornadas al estudio de los cuerpos lacustres.

Se puede contactar a Rodrigo Sandoval en rsandova@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768