Aguas Silenciosas - Scuds - Rodrigo Sandoval

Los Scuds

Dejamos el jeep en uno de los perdidos caminos del servicio forestal canadiense, en aquel enorme bosque de la provincia occidental British Columbia. El plan era simple. Armamos mochilas la noche anterior, con nuestro equipo de pesca y capas para el frío, incluyendo ese U-boat que tengo que debe tener más kilómetros de pateo que mi bicicleta de pedaleo. Luego, dejando el auto en este final de camino, caminaríamos otros 5 km para llegar a Donelly Lake, que según la red de informantes de mi amigo canadiense Ernie Schmidt, en esos días estaba en pleno peak con una población de hermosas y combativas arcoiris, ávidas por alimentarse. Cuando nos contaron, nos pareció el escenario ideal. 

La caminata fue muy agradable. El bosque de Canadá está cargado de los que llamamos pinos y abetos en español. Aquel día de otoño, el frío se hacía sentir, pero no más allá de lo esperable en cualquier día de pesca en la zona austral de Chile. Al llegar, sin conversar nada, nos pusimos a armar nuestro equipo, y por supuesto, a usar los pulmones inflando los float tubes. El día estaba nublado y gracias a que no había viento, el frío se sentía sutilmente.

Comenzamos en la orilla más occidental y por supuesto, según los datos de Ernie, los peces y la buena pesca se encontraban en la orilla opuesta. Una rápida mirada me permitió estimar que sería cerca de una hora de pateo para llegar a una bahía que se veía protegida. Así lo hicimos. En el trayecto cruzamos varios shoals (islas sumergidas), que se perfilaban como excelente hábitat para organismos, y por ende, para las truchas en cacería. Un par de picadas en el trolling fueron suficiente ánimo para seguir adelante con el pateo.

Finalmente llegamos a una bahía que se veía excelentemente bien "diseñada". Se trataba de una gran entrada en el perfil del lago, y su poca profundidad quedaba en evidencia por el cambio drástico del color en el agua. Mientras el gran porcentaje del lago mostraba un tono azul oscuro, esta bahía se presentaba como una gran plataforma por su color esmeralda. La estrategia de Ernie estaba archi-comprobada por sus más de 20 años de flotar estas aguas de la Columbia Británica: una caña #5, de 10 pies, una línea flotante WF, y un Ernie Scud en la punta un líder ¡¡de 20 pies, casi 7 metros!! Hice lo mismo con mi Winston LT #5, y una muestra del recomendado Ernie Scud. Iniciamos el proceso lanzando desde nuestra posición, a unos 50 metros de la orilla, justo en la mitad de la bahía, lanzando hacia afuera. Luego de darle unos 20 ó 30 seg a la mosca para que llegue al fondo, estimando que eso la coloca apenas unos centímetros sobre la plataforma de esta bahía, comenzamos un lento y pausado recoger. Esa recogida provoca una especie de nado en trechos, tal como lo hacen los scuds naturales. 

El resultado no se hizo esperar, y en el par de horas que flotamos aquella hermosa bahía, fueron cerca de 12 truchas arcoiris extremadamente saludables y combativas, la mayoría superando los 50 cm de largo, las que cayeron ante la natural imitación de su alimento favorito. 

Ernie fue definitivamente quien mayor éxito tuvo, aun cuando lanzábamos en forma similar. La mosca era la misma, el largo del líder idéntico, también graduado a 5x. ¿Cuál fue la diferencia? Simplemente una sutileza en la recogida. Mientras yo utilizaba una recogida a pequeños tirones pausados y con cambio de ritmo, Ernie manejaba la recogida con los dedos, usando el Hand Twist Retrieve (documentado en "Recogidas en Lagos"), el cual le permitía una suavidad más clara en el nado de su imitación.

Aclarado este punto, cambié mi presentación y volví a lanzar con gran confianza en mis posibilidades. Sentí una primera picada, que por su delicadeza, me hizo dudar. Sentí una segunda que no supe clavar a tiempo. Sentí una tercera que tampoco se concretó. Otros lanzamientos más, y volví a tener una clavada, que tampoco fructiferó. Finalmente, la quinta picada se clavó más sólidamente, y mientras hacía increíbles malabares con la caña y carrete para evitar que la fornida arcoiris me cortara el delgado tippet, la trucha se soltó luego de unos 30 segundos de pelea. Ante la risa incontrolable de Ernie, volví a acercarme a él para preguntarle qué podría saber él que yo aún no sabía. No me dijo nada, se limitó a urgar en uno los bolsillos de su chaleco de pesca y extrajo una barra con la forma de lima de uñas. Sin dejar de sonreir, me dijo "afila la punta de tu anzuelo ... estas truchas se comen con tal suavidad los scuds, que se requiere una punta muy afilada para clavar con facilidad en esas enormes mandíbulas". Actoseguido, dejé la punta del scud como nunca había estado y proseguí con los lanzamientos.

Cuatro lanzamientos después volví a sentir es suave toque producido por una arcoiris de más de 2 kgs, tragándose mi imitación de scud. Mi clavada fue precisa y sentí la solidez del anzuelo. Minutos después levantaba mi primera trucha arcoiris del Donelly. 


Biología de los Scuds

Los scuds, conocidos en algunos lugares como “camarones de agua dulce”, son unos interesantes crustáceos que prefieren las aguas quietas como su hogar. En particular, se los encuentra con mayor abundancia en aquellos lagos y lagunas ricos en calcio, ya que dependen de este elemento para desarrollar sus caparazones. En estos cuerpos de agua quieta, utilizan los sectores de poca profundidad, entre 10 cm hasta unos 7 metros. Normalmente se mantienen cerca de la vegetación, por lo que al mover rocas y plantas es fácil detectar su presencia.

Los scuds pertenecen al orden Amphipoda, de la clase Crustacea. Se reconocen dos familias esencialmente, Gammarus y Hyalella, siendo estos últimos más pequeños que los primeros. Esta segunda familia se ha identificado como más resistente a las variaciones químicas y térmicas, por lo cual ha logrado una mayor distribución y abundancia. Aún así, en general no toleran aguas con alto nivel de polución y ya que son adeptos a los lugares con poca profundidad, no son muy abundantes en embalses y estanques con grandes fluctuaciones en el nivel de las aguas.

Son relativamente pequeños, llegando a medir unos 5 ó 7 mm en promedio, llegando en algunas especies hasta 1 cm. Esto equivale a un anzuelo entre #18 y hasta #10. Adicionalmente mantienen un color grisáceo o bien café claro. Sus patas se encuentran bajo el tórax y sus agallas bajo el abdomen. Sus cuerpos presentan una cierta curvatura, aunque al nadar se mantienen rectos. Las hembras son levemente menores en tamaño que los machos, los cuales las llegan a acarrear por varios días en la época de apareamiento.

Patrones de Imitación

Ha existido tradicionalmente la costumbre de imitar estos crustáceos con patrones en anzuelos curvos, pero precisamente por la idea de simular estos pequeños organismos en sus momentos de actividad, particularmente en el nado, se hace necesario mantener el uso de anzuelos clásicos, tal como se usan con ninfas. Dos patrones que me han dado excelentes resultados son los siguientes:

Ernie Scud

Anzuelo Estándar de ninfa:
Mustad 9671 o un Tiemco 3761, en tamaños 18 a 10.
Hilo 6/0. Marrón o negro.
Cuerpo Dubbing en colores grisáceos o marrones claros. También algunos suaves verdes son útiles.
Dorso Unas 3 ó 4 fibras de flashabou accent.
Antenas Las mismas fibras del dorso, extendidas unos mm.

Plastic Back Scud

Anzuelo Estándar de ninfa:
Mustad 9671 o un Tiemco 3761, en tamaños 18 a 10.
Hilo 6/0. Marrón o negro.
Cuerpo Dubbing o forrado en colores grises, tostado o verde. 
Dorso Un pedazo de plástico transparente, cortado de acuerdo al tamaño y apariencia del scud.
Ribete Alambre cobre o dorado. También un tinsel ovalado es útil.

Pescando con Scuds

La excesiva luminosidad los ahuyenta, por lo que se los encuentra en mayor actividad en sectores oscuros o bien en las horas de poca luz, particularmente desde el atardecer al amanecer. A diferencia de los insectos, los scuds no pasan por metamorfosis y por tanto no se les identifica un periodo de eclosión, y por tanto se los encuentra activos incluso en los fríos meses de invierno. Por estas razones, el mejor momento para presentar patrones de scuds es en las horas extremas del día, ya sean en meses calurosos o fríos.

Se da que aquellos cuerpos de agua con una abundancia interesante de scuds ofrecen truchas de gran tamaño, ya que en varios casos los scuds llegan a componer el 50% de su aporte nutricional. En otras palabras un lago o laguna que ofrezca una abundancia de estos crustáceos ofrece una alta probabilidad de presentar una población extremadamente sana y desarrollada de peces.

Ediciones Anteriores de
"Aguas Silenciosas"

Aguas Silenciosas Inicial
Anatomía de un Lago Chileno
Habitantes de un Lago Chileno
El Equipamiento para Lago
Flotando en Lago - Float Tubes Presentaciones en Lagos
Patrones de Imitación
Patrones de Atracción
Distintas Épocas del Año
Recogidas
Pescando de Orilla
Cuando el Viento Arrecia
Las Profundidades de un Lago
Lagos Cordilleranos
Capas para Flotar en Lagos
Aguas Quietas en Ríos
Pescando entre los Juncos
Las Bocas de los Lagos
La Línea Flotante en el Lago
Vegetación Bajo el Agua
La Migración de las Damiselas
Las Damiselas Adultas

Para presentar adecuadamente una imitación de scud es necesario llevar este patrón cerca del fondo o bien cerca de la vegetación. Por ello se acostumbra lastrar estos patrones, para acelerar su hundimiento, además de darle tiempo a que éste tome profundidad. Adicionalmente, su nado es relativamente errático, por lo que se hace necesario establecer un ritmo de recogida adecuado a cada situación. En ocasiones he probado rápidas e intermitentes recogidas, con gran éxito, y en otras ocasiones, un ritmo más pausado y lento ha sido la clave.

Hay quienes prefieren usar líneas de hundimiento para lograr la profundidad necesaria de presentación con mayor facilidad, pero he podido comprobar por experiencia propia que la combinación indicada por Ernie es sumamente efectiva. Esto es: una línea flotante, un líder largo, de cerca de 6 metros (el doble del largo de la caña o más) tan delgado como un 5x. Por otro lado, aunque en ocasiones he visto que funciona, normalmente el trolling no es una buena estrategia, ya que el nado de estos crustáceos se identifica como un nado “a tirones”.

Casi se me olvida. Quizá la clave principal de este esquema de pesca con scuds es la paciencia y el control. Las picadas de las truchas a las imitaciones de scud son levemente perceptibles y muchas veces pueden simular cuando el patrón se atasca en la vegetación. Es importante tomar este tipo de picada en consideración y tratar como tal cualquier resistencia que se perciba en el proceso de recogida. Por supuesto, tal como se lee en el relato, no se les olvide afilar las puntas de sus scuds. Al tener una punta más aguda, la trucha se clava sola aunque la picada sea suave.

Definitivamente la opción de pescar con scuds puede dar grandes y extraordinarios resultados con grandes truchas en los lagos que demuestren condiciones ideales para su proliferación. La estrategia de presentación es ciertamente más delicada que con otro tipo de patrones, pero sin duda esta delicadeza puede fácilmente transformar una jornada de pesca rutinaria en un ejercicio de precisión y habilidad. Para mí eso es parte del atractivo de pescar en Aguas Silenciosas.

Texto y Fotos: Rodrigo Sandoval.


Rodrigo Sandoval es un pescador con mosca originario de Santiago, Chile, que ha dedicado innumerables jornadas al estudio de los cuerpos lacustres. En este proceso, ha pasado largas horas probando técnicas en aguas chilenas, así como en lagos en Argentina, EEUU y Canadá.  

Se puede contactar a Rodrigo Sandoval en rsandova@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768