De Canadá al Mundo - Ernie Schmidt

Un Cuento de una Viajera

Bueno, algo así. En realidad éste es un reporte referente a las caddis de British Columbia en Canadá, específicamente una que se conoce comúnmente como la "Sedge Viajera" o la "Caddis Viajera".

Típicamente, la primera eclosión que el pescador de BC experimenta después del derretimiento en los lagos es la de los chironomid (claramente descrito en la edición anterior de la columna, julio 1999). Una vez que el clima toma un poco de temperatura y las cálidas brisas de junio aparecen, se acentúa una gran anticipación por la eclosión de sedge/caddis.

Las moscas caddis (orden Trychoptera) son comúnmente llamadas "alas en carpa", "sedges" y "polillas acuáticas", y existen en todos los cuerpos de agua quieta y corriente a lo largo y ancho de BC. Familias más importantes, como la Rhyacophilidae, Hydropsychidae, Glossosomatidae, Hydroptilidae y Brachycentridae juegan un papel fundamental en nuestros lagos y ríos, pero lo que hace a BC único y famoso, en relación a las caddis, son las famosas eclosiones de Caddis Viajeras. Las Viajeras están entre las más grandes de la familia Limnephilidae (yo simplemente las llamo "limnos") y es normal encontrarlas hasta de 2 cm. de largo.

Lo que hace a este insecto tan especial es una completa combinación de factores de los que les contaré en detalle. Primero, las principales eclosiones parecen ocurrir en los lagos altamente eutrópicos de la región central de BC. Estos lagos son característicamente cristalinos, bajos, y pueden contener extensas islas sumergidas o "shoals". Pescar en estos shoals de 2 ó 3 metros de profundidad es visualmente muy interesante. En segundo lugar, el tamaño del adulto, siendo comúnmente entre 1 y 2 cm. de largo, resulta en una pesca de superficie sumamente atractiva. En tercer lugar, cuando la eclosión está en su esplendor, puedo decir honestamente que nunca en mi vida he sido testigo de un proceso de alimentación tan agresivo y excitante para la pesca con mosca. De hecho, me recuerda de una anécdota que comprueba mi posición. Una vez conocí a un juez que adoraba la pesca con mosca, y a su avanzada edad, siempre se lamentaba de no poder pescar la eclosión de las Viajeras. De hecho, enfáticamente indicaba que si se encontraba de cara a la eclosión, tenía que obligadamente desistir de pescarla. Sin duda, la cara de asombro que puse fue suficiente para exigir una explicación. El caso es que él, por varios años, estuvo sufriendo de una condición cardiaca, que a pesar de los medicamentos, lo dejó en condiciones que, según su cardiólogo – quien a la vez es amigo y pescador con mosca – lo puso en riesgo de un ataque cardiaco, de estar expuesto a la excitación provocada por esta fenomenal eclosión. ¡Historia verdadera!

Caddis Adulta y su imitación

Poder pescar la eclosión de las viajeras requiere coordinación en el tiempo. La gran ventaja puede venir de la información correctamente anotada en el diario de pesca que todo pescador debería llevar. Ésta es una de las pocas eclosiones en que uno puede predecir su comienzo con su reloj. Una vez que se conoce el ritmo de un lago en particular, pareciese que la eclosión ocurrirá en el mismo momento, o muy cerca de lo ocurrido en fechas anteriores. Aunque algunos lagos vecinos varían mucho en el tamaño y el momento de la eclosión, el mismo lago muestra una sorprendente consistencia de un año a otro.

La caddis viajera no es una especie realmente importante de imitar a través del año y en realidad la sincronización lo es todo. Así como todas las caddis, que pasan por una metamorfosis completa, el ciclo de vida comienza en la etapa de larva habitando el fondo del lago. La caddis viajera utiliza capullos abiertos o caparazones hechos de materiales del fondo, y pasan su vida arrastrándose por el ripio, sedimentos, y vegetación del fondo.

Un claro signo de una buena población de viajeras se hace evidente al flotar sobre un bajo de marga, al poder ver miles de pequeños senderos en el fondo suave, donde las larvas se arrastraron buscando alimento. Básicamente, son seres que se alimentan en el fondo y basan su dieta en detritus, o deshechos orgánicos. Ya que las larvas son difíciles de ver en esta magra del fondo y se encierran en estas cubiertas de materiales diversos del mismo fondo, usualmente son ignoradas por las truchas. La excepción a esto ocurre en los 3 a 5 días antes de la eclosión, cuando las larvas se vuelven más activas. En este momento, se puede tener algún nivel de éxito con una imitación, así como la Strawman. Aunque siempre es bueno tener algunas en la caja de moscas, yo ciertamente, no me desgastaría atando imitaciones de esta forma particular. Resulta obvio decir que estos patrones deben ser pescados cerca del fondo, con una línea sinking – hundimiento –, o una sinking tip.

Larva y Pupa de Caddis

La cosa se pone interesante cuando las larvas comienzan a empupar, o transformarse a la siguiente etapa de su metamorfosis. Las pupas salen de su capullo en el fondo y rápidamente ascienden a la superficie, donde se deshacen de sus caparazones. Esta transición resulta ser muy breve y los peces parecen estar conscientes de esto. Mientras las pupas ascienden, los peces pueden ser vistos agresivamente devorándolas, situación evidenciada por grandes turbulencias bajo el agua. Las pupas tienen una muy característica forma de cilindro grueso con alas pegadas lateralmente y las imitaciones son fáciles de atar. He visto que aplicar un cuerpo con forrado mezclado con alguna forma de fibra brillosa tiende a imitar las pequeñas burbujas atrapadas que le dan al abdomen una apariencia semi-translúcida.

Goddard Caddis

Generalmente encuentro que las forma de pupa son útiles unos pocos días previos a la eclosión mayor y antes y después de cada eclosión diaria. Esas imitaciones, ya sea con o sin peso adicional, son mejor trabajadas con una línea de hundimiento intermedio o de punta, a menos que la acción de la superficie sea evidente, en cuyo caso una línea flotante será la mejor elección con imitaciones de pupa o su emergente, sin peso adicional.

Mikaluk's Sedge

Ahora el momento que todos hemos estado esperando. Una vez que el adulto emerge de su caparazón pupal, rápidamente estira sus alas – característicamente se ve como un pequeño pájaro con sus alas levantadas hasta que están lo suficientemente secas – y entonces comienzan a "viajar". Este inusual comportamiento ocurre cuando el adulto comienza a correr en el agua, a veces en una línea recta y a veces en círculos concéntricos. Pescar con este patrón es bastante fácil y cualquier imitación "espesa y tupida", que tenga buena flotación, como lo es la Goddard’s Caddis o la Mikaluk’s Sedge, son excelentes patrones. El mejor consejo que puedo dar al usar patrones con mucho pelo de ciervo cortado, es asegurarse que el pelo no obstruya la punta del anzuelo disminuyendo su potencial de clavado. Simplemente se lanza la mosca cerca de una "tomada de superficie", se deja estar por algunos segundos y, si ningún pez la ha atacado, se comienza una rápida recogida que provoca que la mosca patine y deje una estela distintiva.

Pacific Professional Seminars
Ernie Schmidt es fundador y director de
Pacific Professional Seminars, organización especializada en llevar a cabo seminarios médicos/dentales en áreas conocidas por proveer excepcionales aventuras de pesca con mosca. Hasta la fecha, los mismos se han celebrado en Canadá, Bahamas, Christmas Island (Kiribati), y Nueva Zelandia, con futuros planes en Chile, Mongolia, y Tasmania

Aunque se habla de esta eclosión con gran anticipación, muy pocos de nosotros ha efectivamente experimentado la eclosión del tipo "prepárate-para-lo-bueno-y-agárrate". Debo decir que en 35 años de pesca con mosca, sólo puedo pensar de tres ocasiones en que la legendaria eclosión ha efectivamente ocurrido. Por supuesto he pescado en algunas eclosiones muy imponentes cada año, pero muy de vez en cuando efectivamente sucede lo increíble. A lo que me refiero con esto, es que un cardiólogo tiene poco de qué preocuparse. Por alguna razón, los peces toman una decisión sobre lo que parece una eclosión ordinaria y la transforman en una extraordinaria, donde cada pez del lago, en especial los más grandes, devorarán a las viajeras con tal furia y desenfreno, que uno está obligado a sujetar la caña con ambas manos. En esta situación, es común ver números de grandes merodeadores frecuentemente cruzando en la superficie, así como si fuese su última comida. En esta situación, un simplemente necesita lanzar la mosca, contar hasta tres y sujetarse fuertemente. No hay nada sutil respecto a la tomada. De hecho, la picada es hecha a máxima velocidad y el pez rara vez disminuye incluso cuando se traga la mosca en la superficie. Las veces que he sido testigo de este evento, resultó obvio que lo a la distancia parecía un grupo de rocas simultáneamente cayendo al agua, eran en realidad ataques a las caddis.

De las tres ocasiones a las que me refiero, claramente recuerdo pescar en tres metros de agua, flotando sobre bajos que se veían muy nítidos, y conectar dentro del siguiente minuto de soltar el pez anterior. Historias como la mía son comunes, y recuerdo un días espectacular cuando solté cerca de 40 peces en el rango de los 2 kg. a los 5 kg. mientras este evento ocurría consistentemente en un frenesí de 6 horas. En lugar de volver a casa – como sabía que debía hacerlo – y minimizar el "roce matrimonial" causado por mis obsesivos hábitos de pesca, decidí cancelar mis compromisos del día siguiente, quedarme en un hotel y volver al mismo lago el mismo día siguiente. ¡Debería haberlo adivinado! Solté sólo 6 peces tamaño regular durante un completo día de dura pesca de lo que parecía ser una eclosión idéntica. Cuando volví finalmente a casa, terminó costándome un nuevo sofá de cuero para la sala. Eclosiones similares ocurrirán tan intensamente como la previamente descrita, aunque son más predecibles durante la última hora de luz del día.

Me siento afortunado de ser capaz de escribir acerca de este evento, ya que, al estar en la mediana edad de mi carrera profesional de odontólogo, debo seleccionar mis meses de pesca con mucha anticipación, y sólo por cortos periodos. Muchas veces esas citas con la pesca coinciden con clima inclemente o resultados peores de los esperados. Para mi profunda envidia, cuando ocurre una de estas notables eclosiones, mis colegas de pesca, hoy retirados de sus profesiones, acampan por dos o tres semanas en su lago favorito. Todo esto, sólo para no perderse los quizás dos o tres días de este fantástico evento.

NOTA DE LOS EDITORES. En Chile no hay registro una eclosión de caddis tan expresiva y sorprendente como la que Ernie Schmidt tan elocuentemente describe en su columna. Sin embargo, en sectores conocidos por sus fuertes poblaciones de Caddis, en particular en lagos - tal como el caso de la región de Aisén - se han visto eclosiones de proporciones importantes, y las truchas, en especial las de gran tamaño reaccionando activamente ante esta abundancia. Son pocas las veces que ocurren, pero algunos lagos las ofrecen cada año.


Ernie es un dedicado pescador con mosca de Vancouver, British Columbia, oeste de Canadá, que practica la odontología en su tiempo libre, según confiesa. Es además fundador y director de Pacific Professional Seminars, organización especializada en llevar a cabo seminarios médicos/dentales en áreas conocidas por proveer excepcionales aventuras de pesca con mosca. Hasta la fecha, los mismos se han celebrado en Canadá, Bahamas, Christmas Island (Kiribati), y Nueva Zelandia, con futuros planes en Chile, Mongolia, y Tasmania.

A Ernie puede contactársele en:
eschmidt@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768