Pescando con Insectos Buceadores - Rodrigo Sandoval

Esta idea es un complemento detallado de la serie "La Importancia de los Emergentes en Chile", co-escrito junto a Patricio y Carlos hace un par de años. El foco de ésa y también esta entrega, es resaltar la importancia de aquellos insectos de desarrollo acuático, que en distintos instantes de su vida pre-adulta, y en este caso, netamente adulta, vuelven al agua y se sumergen con el propósito de dejar sus huevos ya fecundados, adosados a la grava del fondo.

Muchos soñamos que al llegar a nuestro río favorito – el cual estamos visitando más bien por la oportunidad de salir a pescar que se acaba de abrir, más que por planificación detallada y paciente – nos encontramos con una nube de insectos recién emergidos. Éstos, sumados a los que aún vienen emergiendo, provocan la algarabía general de las truchas del río. Los insectos se toman su tiempo en emerger, se quedan largos instantes secando sus alas en la superficie. Casi no hay viento, y las truchas no pierden de vista ni una sola mosca en la superficie o mínimamente bajo ella.

Es una masacre … para las moscas, pero como tenemos algo más de empatía con las truchas, nos parece aceptable, incluso maravilloso.

En la realidad, para casi todos nosotros, la llegada al río nos ofrece un espectáculo distinto: El agua fluye, pero no vemos ni siquiera un asomo de trucha o insectos volando alrededor. Si hubo alguna eclosión frenética, ésta ya terminó. Posiblemente el lunes pasado, cuando estábamos en la oficina.

Ante estos escenarios, el uso de una ninfa genérica y archiprobada parece la mejor estrategia.

Pero el proceso entomológico, que normalmente se corona con una eclosión de insectos, rara vez se detiene cuando la nube de insectos desaparece.

¿Cómo?

Muy simple. Luego de esa eclosión en que los insectos inmaduros se transforman en los adultos alados. Estos insectos se aparean y algunos de ellos tienen que volver al agua a depositar los huevos y darle la oportunidad a una nueva generación.

De acuerdo, de acuerdo. No todos los insectos que emergieron del agua volverán al agua a depositar huevos. Pero aún así la cantidad que retorna es muchas veces lo suficientemente motivante para que los peces estén atentos y dispuestos a continuar la masacre. Malas noticias para los insectos, pero ya sabemos que igualmente nos parece una fantástica noticia a nosotros, los pescadores con mosca.

Es ahí cuando aparece la oportunidad de pescar con los insectos agotados. En inglés conocidos como “spent” y ocurre tanto en Mayflies, Caddis, Stoneflies y otros grupos de insectos.

Pero una vez más, las truchas – aún ante la abundancia de insectos – siempre se motivan más con los bocados más fáciles. ¿Qué situación podría ser más fácil para los peces que un insecto inmóvil en la superficie del agua? Respuesta simple también: un insecto que se zambulle hacia las profundidades pasando por delante de sus bocas.


Una hermosa y colorida arcoiris cayó tentada por una imitación de Caddis Buceadora

Insectos Buceadores

No me refiero a los insectos en su estado inmaduro, quienes viven, se mueven, se alimentan bajo el agua. Dichos insectos inmaduros (ninfas y larvas) respiran bajo el agua, así que yo no los consideraría “buceadores” propiamente tales.

Me refiero a los adultos alados que deliberadamente se sumergen desde la superficie y en un acto impresionante, llegan al fondo nadando … siempre y cuando no se encuentren de cerca con un pez, que es precisamente la idea que llevamos en estas líneas.

Particularmente algunas especies de dos de los órdenes más reconocidos para los mosqueros, incluyen adultos cuya costumbre de sumergirse a depositar los huevos. Me refiero a las Mayflies (Ephemeroptera) y las Caddisflies (Trichoptera).

Mayflies Buceadoras

El proceso normal después de la eclosión y posterior a la transformación de los adultos inmaduros (subimagos, identificables por sus alas opacas) en adultos sexualmente maduros (imagos, identificados por sus alas transparentes) comienza por una nube que los machos forman en el aire. Se los puede ver volando en movimientos verticales cerca del agua. Cuando se acerca una hembra, ocurre la fecundación en pleno vuelo.

Luego de aparearse – lo cual puede ser sólo algunos minutos después de la eclosión, o incluso algunos días – las hembras de varias especies de este orden de insectos vuelven al agua y sueltan paquetes de huevos en la superficie. Estos paquetes de huevos tienen entre varios cientos y miles de huevos.

Pero, como ya adelanté, algunas especies se aseguran de que los huevos lleguen a su destino en el fondo. Las hembras se sumergen hasta el fondo, donde adosan los paquetes a las rocas y luego vuelven a emerger.

Las especies que presentan este tipo de comportamiento incluyen algunas de la familia Baetidae y resulta que esta familia compone especies que se dan con bastante abundancia en diversos países con ríos oxigenados y fríos, como es el caso de Chile y Argentina. De hecho, esta familia presenta el mayor poder adaptativo del orden, ya que se encuentran especies que viven incluso a 3.500 msnm en plena cordillera.

Entonces, la estrategia que les propongo es la siguiente. Si en un río cordillerano, o bien en alguno muy oxigenado y frío, logran identificar que alguna eclosión ocurrió pocos días antes – si encuentran adultos alados de grandes ojos y alas transparentes posados en las ramas cercanas – primero observar el agua. Si no hay tomadas de superficie, pero se ven algunos insectos volando, entonces, es una buena ocasión para intentar insectos buceadores.

Las imitaciones, en el caso de las mayflies, son patrones de tipo soft hackle. Pero dado que la presentación necesita hacerse más cerca del fondo, e incluso en un movimiento hacia el fondo, les recomiendo usar patrones lastrados.

Buscando imitar no sólo la forma, sino el comportamiento de estos insectos, hace un tiempo comencé a probar distintos elementos y características de la forma del patrón al atarlo. Luego de algunos experimentos llegué a la “Mayfly Buceadora” (disculpen lo poco creativo del nombre). Si bien no conserva la característica perfecta de las adultas buceadoras (alas transparentes) bajo el agua no tiene la misma perspectiva que en el aire, y a la vez hace un doble papel, también como emergente.

Lea más detalles de cómo atar este patrón en "Atando una Mayfly Buceadora".

Diving Mayfly

Caddis Buceadoras


Caddis sumergiéndose. Se la conoce como Diving Caddis

El caso de algunas especies de Caddis es similar. Las hembras adultas de estas especies, luego de haberse apareado, retornan al agua, se posan en la superficie por breves instantes y luego abruptamente, desparecen sumergiéndose hasta el fondo.

Posiblemente al pasar junto a algunos arbustos en el río se pueda ver cómo varias Caddis salen volando. Es muy posible que se hayan apareado recientemente y algunas hembras adultas estén de regreso al fondo.

Entre las especies que más recurren a esta estrategia buceadora se encuentran las de la familia Hidropsychidae, también conocidas como “Net-Spinning Caddis”. Por esas casualidades de la vida, cuando me enteré de las Diving Caddis, supe que gran parte de las especies que habitan cursos de agua cordilleranos, así como en el sur, en ríos tributarios de otros más grandes, son el hábitat ideal. Es sólo cuestión de levantar algunas rocas y mirar con detención en las hendiduras que se forman. En pequeños capullos con apariencia desordenada, se esconden algunas de estas pequeñas larvas. Si reconocemos las adultas en las cercanías de un río, con gran posibilidad podremos aprovechar algún patrón de Diving Caddis.

En mi caso personal, también experimentando con derivados del patrón de emergente, que Patricio Brown Trout adaptó de los emergentes de España atados con las increíbles plumas de Gallo de León, siempre consideré la necesidad de que en la presentación, la mosca vaya tomando profundidad, tal como lo haría el insecto real. De tal manera, mi adaptación al emergente, es en parte agregarle un bead head en la punta, de manera que al presentarlo en derive libre, se hunda por la punta.

Bead Head Diving Caddis

La BH Diving Caddis es una simple adaptación de varios patrones de moscas con estilo Wet Fly. En este caso destacan dos aspectos particulares de su anatomía. Primero, su cabeza de metal, que es el lastre, dándole a este patrón la facultad de hundirse por su propia cuenta. En segundo lugar, sus plumas en forma de ala, que representan la silueta y colorido del insecto adulto.

Lea más detalles de cómo atar este patrón en "Atando una Diving Caddis".

Presentando Buceadores

La presentación, definitivamente es en derive libre. El concepto es prácticamente igual a la presentación de una ninfa grande y lastrada, como sería una Stonefly o una gran Hare’s Ear.

Personalmente enfrento este tipo de pesca de la siguiente manera. Comienzo lanzando río arriba. A veces al comienzo de un pozón o de un largo run. La dejo que derive mientras va tomando profundidad. Cuando calculo que llegó al fondo, o bien cuando la línea ya se estiró corriente abajo, levanto la caña muy pausada y controladamente. Si no ha habido una picada en el trayecto, es posible que al transformar el buceador en un emergente, se gatille el ataque de la trucha.

En otras palabras, la técnica es en parte similar a la estrategia para pescar la mayoría de las Wet Flies, con la salvedad de que personalmente considero que una parte esencial es el primer derive libre, llegando incluso muy cerca del fondo.

La picada, la mitad de las veces va en el derive libre y la otra mitad, justo al comenzar la levantada. En ocasiones, cuando la situación se focaliza más en las etapas de emergencia, la picada puede venir durante la levantada, pero es precisamente ésta la técnica más recomendable cuando la eclosión principal ya ocurrió y son los adultos en retorno los que despiertan más interés en las truchas.

Finalmente, una reflexión. Esta situación y estrategia han resultado más que una sorpresa en jornadas de pesca de la zona central. En mi personal experiencia he visto que los ríos cordilleranos de varios de los valles cercanos a las grandes urbes del centro de Chile, no están tan deteriorados como pensaríamos. Las truchas han evolucionado a una selectividad más fina, donde reconocer el estado de los insectos más abundantes en el momento preciso, hace la diferencia entre encontrar un río inactivo, a una jornada llena de actividad, sin importar si la eclosión está en pleno apogeo o ya pasó.

Suerte.


Rodrigo Sandoval ha dedicado los últimos años a entender con mayor detalle las características del mundo biológico del cual dependen las truchas que busca para pescar. En ese proceso, el estudio de los insectos que forman parte de la dieta de las truchas ha sido un factor clave para lograr un mayor entendimiento de las técnicas más adecuadas.


Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768