Lanzamiento y Presentación de Moscas Secas - Rodrigo Sandoval

Se acaba de abrir la temporada, y el entusiasmo impuesto por los meses de espera se extrema al llegar al río favorito y ver con impactante sorpresa que las truchas residentes están consistentemente tomando insectos adultos en la superficie. Un rápido análisis revela que los insectos pertenecen a una de las variedades de Baetis (Mayflies) y el tamaño se ajusta perfectamente a una Adams Parachute que abunda en la caja.

Todo es perfecto, ni aunque se hubiese soñado con el momento. Llegó el momento de ofrecer la imitación y esperar su aceptación. Los primeros lanzamientos de la temporada sacan a relucir la "oxidada" muñeca, producto de la inactividad invernal. Dos, tres vaivenes y la mosca sale hacia adelante, con una inclinación que la hace golpear el agua al caer. Se alcanzan a ver dos truchas arrancando. Aún no se ha perdido todo. Unos metros de avance corriente arriba y se intenta de nuevo. Esta vez son necesarios 6 vaivenes en el aire antes de depositar la mosca, sólo un metro más abajo de lo que se pretendía. Ahí corren otras truchas corriente arriba.

Se avanzan otros metros, se ubican dos truchas sosteniéndose bajo una pequeña caída de de agua. Las dos toman consistentemente las mayflies arrastradas por la corriente desde el pozón superior. Calma. Concentración. Ahora sí. Se saca la línea necesaria para llegar a ellas. Se comienza a lanzar, dos vaivenes y la línea aún no llega. La curva está muy amplia. Se afina la muñeca para cerrar el loop y en el envión final, se alcanza a ver como el líder se curva hacia abajo trenzándose con la punta de la línea color verde. Lo que llega a las truchas es un muñón mezclando línea y líder que salpica la superficie. Entre la mata de hilo artificial, la Adams Parachute, intacta. ¡Ahí van las últimas dos truchas calmadas del pozón!


Si sólo pudiésemos calcular el número de truchas que no han llegado a picar nuestro ofrecimiento artificial, por culpa de una deficiente técnica para depositar la mosca ... A algunas de ellas las hemos visto arrancar, pero nunca sabremos cuántas más fueron asustadas por la deficiente presentación, y que nunca llegamos a ver.

Lanzar y presentar una mosca seca implican la aplicación de las habilidades más finas de lanzamiento con una caña mosquera. Estas habilidades, más que de una potencia física, o de un buen equipo, dependen de una parte pequeña y a la vez importante del cuerpo: la muñeca - y de una adecuada observación y criterio. Una muñeca bien educada podrá ofrecer la posibilidad de trabajar a la perfección sectores de ríos que otros pescadores jamás mirarían como alternativas. En dos palabras que resumen lo que se quiere dominar para un lanzamiento exitoso: distancia y precisión. Distancia, evidentemente para alcanzar el lugar adecuado para depositar la mosca. Precisión para poder posar la imitación con delicadeza, en el punto de la corriente más adecuado.

Dinámica del lanzamiento.

Un concepto esencial de la física que se aplica en el lanzamiento de la mosca es que se le entrega energía a la caña (más bien al mango de ésta), la cuál la transmite a la línea. La línea se mueve según los vectores de fuerzas producidos por el efecto oscilatorio de la caña (¿sonó muy ingenieril?). Si aplicamos correctamente la energía al mango de la caña, en el momento y con la intensidad adecuada, la punta de la caña dirigirá con la velocidad y dirección necesaria para que la línea avance por el aire, logrando depositar la mosca a la distancia y con la sutileza requeridas, y en el lugar preciso. Entonces ... primera pregunta y respuesta. ¿Hacia dónde quiero que vaya la línea? ... Hacia adelante. No hacia arriba ni hacia abajo. Derecho al frente.

(1) Controlando la Curva (Loop)

Para lograr que la línea avance en esa dirección, la punta de la caña debe moverse en línea recta. Para permitir que la energía con que la punta de la caña se desplaza paralela al suelo, hacia adelante y hacia atrás, sea transmitida eficientemente a la línea, se debe considerar lo que en la literatura anglosajona se conoce como el "loop".

Un loop eficiente desde el punto de vista de la transmisión de energía es uno que se ve más bien aplastado, manteniendo ambos tramos de línea, antes y después de la curva paralelos entre ellos y al suelo. Si se abre mucho la curva, la energía se disipa en las secciones de la curva. Si se mantiene más cerrado, con la amplitud mínima manejable, se transmite de mejor manera la energía, permitiendo lograr mayores distancias con menor esfuerzo.

La amplitud del loop se controla en base al ángulo de oscilación de la caña hacia adelante y hacia atrás. Si miramos este movimiento de la caña desde una posición lateral, podemos visualizar un reloj, y la punta de la caña simulando el puntero de los minutos. El control del loop se logra manteniendo un ángulo relativamente cerrado. Si lo comparamos con el reloj, la caña debe oscilar hacia adelante hasta llegar a la posición de las 11 en el reloj, y hacia atrás hasta la 1. Tener este concepto en mente permite buscar un ángulo que permita mantener la amplitud adecuada del loop.

Educar la muñeca para este movimiento es la clave. No es un movimiento del brazo. La muñeca es la que con la práctica permitirá detener el movimiento hacia adelante en el punto preciso (las 11hrs) y hacia atrás en el punto de la 1.

(2) Encontrando el Ritmo.

Backcast

El ángulo de oscilación es uno de los aspectos (el principal) que permite controlar el loop. Sin embargo, es vital aprender a esperar que la línea se estire al enviarla hacia adelante y hacia atrás, antes de iniciar el movimiento contrario. Cuando se logra sincronizar el ritmo de oscilación con el largo de línea que está en el aire, es posible mantener la línea en el aire el tiempo exacto y simultáneamente lograr que la transmisión de energía se realice completamente, mientras no se deja caer la línea. Esta sincronización permite obtener mayor precisión en los lanzamientos, ya que no se fuerza ninguno de los movimientos (ni hacia adelante ni hacia atrás).

No hay un ritmo puntual que pueda ser especificado en segundos. El tiempo entre el movimiento hacia adelante y hacia atrás con la caña depende de la cantidad de línea que se tiene en el aire. Siempre hay que esperar que se estire, por lo que el tiempo de espera será mayor mientras más cantidad de metros de línea haya que estirar.

(3) Depositando la Mosca.

Mientras menos sean los lanzamientos en falso, muchas veces necesarios para lograr distancia, menos posibilidad habrá de asustar a las truchas del sector trabajado. No sirve de nada lograr una serie de perfectos lanzamientos en falso para finalmente azotar la mosca contra el agua, en particular si se trata de una mosca seca. Una colocada precisa de una mosca seca involucra llegar al punto requerido, a la vez que la mosca se posa suavemente en el agua.

El lanzamiento final que depositará la mosca debe realizarse a la misma (o similar) altura que los anteriores. Usualmente será unos dos metros sobre el agua o un poco menos. Al lograr este lanzamiento final, en que la línea se estira completamente antes de tocar el agua, permitirá que la mosca llegue al final de su recorrido, y al no haber otro movimiento de la caña, caerá exactamente en la posición en que se detuvo en el aire. Para apoyar este movimiento final, se debe acompañar la caída uniforme de la línea en la superficie del agua con la punta de la caña. No se trata de hacer este movimiento uno forzado, como queriendo empujar la línea hacia abajo. Simplemente se la deja estirarse con el movimiento final y mientras cae por efecto de la fuerza de gravedad, se sigue la línea con la punta de la caña.

En caso de tener que lidiar con distintas corrientes, se recomienda realizar ciertos movimientos específicos con la punta de la caña, para lograr que la línea se curve evitando que la corriente afecte la derivada del patrón de imitación. Estos movimientos con la punta de la caña deben seguir el concepto de caída vertical que la línea hace luego de estirarse y depositar la mosca suavemente en el agua.

No sirve de nada lograr dejar la mosca en el lugar preciso si las truchas se asustan con esa caída.


Finalmente, teniendo estos conceptos claros, la clave del éxito es la práctica. Mucha práctica. En el invierno, las plazas con suave césped son el lugar indicado. Si se intenta realizar la práctica en un río con pesca, la tentación de capturar un par de ejemplares interrumpirá el consistente entrenamiento de la muñeca para lograr el control del loop, la sincronización, y la presentación adecuada de la mosca. La recompensa puede ser el privilegio de tomar con delicadeza una hábil trucha que fue engañada con una presentación de mosca seca.

Además ... le deseo buena suerte ... (siempre viene bien)

Artículo/Fotos/ Ilustraciones: Rodrigo Sandoval Urrich


Pese a las contrarias estadísticas, la primera trucha con mosca de Rodrigo Sandoval fue capturada con una mosca seca diseñada por él mismo. Eso no significó un oculto talento natural para presentar imitaciones superficiales, como pudo comprobarlo muy pronto.
El éxito posterior se consolidó con la práctica de lanzamiento y control de la línea. Aunque cada temporada se aprenden nuevas técnicas.

Comentarios pueden ser dirigidos a: rsandova@riosysenderos.com



Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768