Mujeres y Pesca con Mosca - Martín Aylwin

Mujeres y Pesca con Mosca

No es común ver a una mujer pescando con mosca en nuestro país.
Esta realidad tiene una explicación histórica.

BREVE RESEÑA HISTORICA

La pesca realizada por los primeros habitantes de nuestro planeta, hacia el 4000 aC, era una actividad de supervivencia, en que el hombre de la tribu proveía de alimento a su grupo familiar. La pesca fue durante siglos una actividad de subsistencia.

Del desarrollo de la pesca como una actividad de recreación sólo hay constancia hacia el 212 aC, en que Ælian, un griego, nacido en Partaenense, escribió en su texto de “Historia Natural” un fragmento sobre lo que parece ser el inicio de la pesca con mosca. Describe como los Macedonios desarrollaron una particular forma de pescar en el río Astræus. En un anzuelo ataban lana roja e intentaban capturar los peces que que se alimentaban de dípteros adultos en el río. Pero nuevamente, parece ser una actividad sólo para los hombres.

En la Edad Media, existe un inminente desarrollo de la pesca con mosca. Hay escritos, libros y textos incluso del siglo XIII, en que se relatan historias de pesca e informaciones sobre ríos, las cañas de pescar y las líneas de pesca.

La primera y no la única aparición de una mujer en el desarrollo de este deporte es en el año 1496, en que la Dama Juliana Berners escribe su famoso The treatyse of Fysshynge with an angle. En este libro uno de los primeros textos en donde se describe la forma de hacer una caña, describe las líneas de pesca e incluso nos da cursos para atar doce patrones de moscas. Es el más completo de los textos antiguos de que hay registro.

Aunque Juliana Berners haya escrito este tratado de la pesca con mosca, el acercamiento de las mujeres a la pesca era escaso o nulo. Aunque no datos claros al respecto, las fuentes consultadas dejan ver que la pesca con mosca era un deporte desarrollado en la edad media por hombres de familias de la nobleza Europea.

Muchos años pasan, y no hay claridad de la incidencia de las mujeres en la pesca con mosca hasta el Siglo XX. El gran cambio en este deporte lo generaría Joan Wulff, quien no sólo introduce a las mujeres a la práctica de la pesca con mosca, sino que además las posiciona, motivando la introducción masiva de las mujeres a la pesca. No sólo se le atribuye a esta gran pescadora marcar un hito con el quiebre del machismo reinante en nuestra actividad, sino que además hubo de cambiar nuestro deporte para siempre. A ella, junto a su esposo Lee Wulff, se les atribuye el estilo clásico y elegante de lanzar una mosca, consistente en una delicada técnica, más rígida que las técnicas modernas, en que se lanza la mosca utilizando el brazo pegado al cuerpo, y deslizando la mosca apenas por sobre nuestra cabeza, con el brazo hasta 90 grados. Si no me cree, deje de leer este artículo por un momento. Revise en Internet, y deléitese con videos de quien es probablemente la mejor pescadora de la historia (incluido el género masculino).

Para Joan las cosas no fueron fáciles. Tuvo que lucha contra un padre que se rehusaba a enseñarle a pescar, pues consideraba que la pesca era un deporte propio de los hombres. En cambio, le enseñaba a su hermano. Pero luego de algunos años, y ante las insistencias de la misma Joan, su Padre decidió –algo de lo que nunca se arrepintió- a enseñarle la técnica de la pesca con mosca. Las clases de pesca comenzaron a dar resultados tempranamente. Joan, participó en su infancia y juventud de campeonatos de pesca en su Estado y a lo largo de su país, obteniendo grandes resultados. Desde 1937 hasta 1960 participó en diversos campeonatos internacionales, logrando en 1951 el record de lanzamiento de 161 pies, esto es 41 metros de distancia. (Deben considerar que en esos años no existía la tecnología de cañas y líneas que hoy existe.)

MUJER Y PESCA CON MOSCA

La mujer tiene un acercamiento diferente a la pesca que la que tienen los hombres. Esto se debe a que nosotros siempre hemos mantenido a este deporte entre hombres. Se lo enseñamos a nuestros amigos o a nuestros hijos, como una secreta y absurda tradición que debe ser conservada en el género masculino. Y dejamos de lado a nuestras señoras, hijas o novias/pololas. Es natural entonces que las mujeres se sientan alejadas –por los mismos hombres- a practicarlo. Una situación similar ocurre con el fútbol.

Si desde que somos pequeños, salimos a pescar con nuestros hijos hombres, es natural que la mujer vea desde pequeña en la pesca con mosca una actividad masculina, así como el fútbol (cosa que ha cambiado) el rugby y otras actividades tradicionalmente practicadas por los hombres. Lo que se necesita es un cambio de actitud. No hay nada de malo en que una mujer practique la pesca con mosca. No sabemos si nuestra hija, novia o polola, o mujer, tiene un gran talento para la pesca. No sabemos si puede convertirse en la futura Joan Wulff chilena, o incluso, no sabemos si puede superar al maestro.

Algunos de ustedes me creerán, otros deben pensar que estoy ofendiendo a la antigua hermandad de amigos que se reúnen una vez al año a pescar durante semanas el sur de chile. Lo cierto es que las mujeres son increíbles compañeras de pesca. Diferentes, estamos de acuerdo. Pero es de verdad una experiencia gratificante. Ver como tu esposa, mujer, hija o polola aprende a pescar, es a tal nivel satisfactorio, que comienza a verse la pesca desde otra óptica. Una distinta, pero no por ello menos apasionante.

¿Como es este milagro posible? –¿pensarán algunos?. He tratado toda mi vida de meter a mi mujer a la pesca con mosca, y no me ha resultado. ¿Como se hace para que nuestra mujer, polola o hija se haga una pescadora con mosca? A continuación les daré unos consejos fruto de mi experiencia enseñando a pescar con mosca a primas, amigas y últimamente a mi polola –quien aparece en las fotos- quien se ha convertido en una verdadera pescadora y amante de este deporte desde hace ya un año.

a) ¿Pesca con qué?

¡Pesca con mosca! … ¿Qué es eso?

A más de alguno –me incluyo- de nosotros le debe haber ocurrido algo similar la primera vez que le explicaron a su polola en que consiste la pesca con mosca. Para algunos la aventura llegó hasta ahí. Pero otros seguimos intentando convencerlas de pescar con nosotros al menos una vez. En mi caso, prometí que si me acompañaban a pescar y no le gustaba, nunca más le hablaba de pesca. Trato hecho. Lo que les acabo de explicar es fundamental. Muchas mujeres van a asociar la pesca con sentarse en un bote, callado, a tomar cerveza mientras “pica” una trucha. Y esa es una imagen difícil de cambiar, aunque sea radicalmente diferente. Lo que debemos intentar en un comienzo es chantajear a nuestra señora, polola o hija para que acepte salir a pescar con nosotros. Una vez que obtenemos el “si” mediante chantaje, (que puede ser invitarla a comer, o simplemente prometerle no hablar de pesca) viene el segundo paso.

b) ¿Para que hacemos esto?

Si convencimos a nuestra hija, mujer o polola para ser nuestra compañera y alumna de pesca, debemos garantizarle que va a pescar. De lo contrario, jamás van a poder apreciar desde un primer momento la adrenalina que producen los primeros piques. Para ello no sólo hay que llevarla a un buen río, sino que hay que preparar la salida. Si, hay que enseñarle a lanzar. Parte fundamental de una buena pesca es aprender a lanzar bien. Para ello debemos hacer una pequeñas, pero efectivas clases particulares. Así cuando estemos en el río no pasaremos malos ratos por no conocer uno de los aspectos básicos de la pesca. Seguro que no hay nada entretenido en aprender a lanzar en nuestro patio o en la

plaza cercana, por ello sugiero utilizar nuevamente la técnica del chantaje. Suena poco deportivo, pero trae sus ventajas al final del día. Así, prométanle a la alumna que el enseñarle a lanzar un par de fines de semana le garantiza por ejemplo una salida a comer. Cuando estén en el río lo agradecerán.

c) ¿Tan temprano? - Aproximación

La aproximación de la mujer a la pesca con mosca no tiene el mismo origen que la del hombre. Mientras el hombre muchas veces entra a la pesca con mosca con un sano interés de pescarlo todo -algo que cambia luego con los años- la mujer ingresa a la pesca con mosca con una finalidad más amplia, disfrutar de una buena pesca, de la naturaleza, del aire libre, y de la compañía y complicidad que se genera pescando.

Por lo mismo, hay que comprender que al menos hasta que tu polola, hija, o señora no sea tan fanática como tú, no puedes pescar TODO el día. Hay que lograr que el día sea un sutil acercamiento a la pesca, sin dejar de lado la naturaleza, la compañía y la camaradería. Así, aconsejo ir a pescar medio día, a un pequeño río con gran cantidad de truchas (ojala pequeñas), para que su esposa, hija o polola tenga una excelente primera pesca y un entretenido día en el río. Lo más importante, motivarla, no apresurar su aprendizaje y conseguir que obtenga una o mas truchas.

d) ¿Me veo linda? - Equipos

No podemos negar que los hombres y mujeres somos diferentes. Por ello es que tenemos que equipar a nuestra aprendiz con los implementos necesarios de una mujer para la pesca. Si gastamos cifras a veces elevadas en formar un equipo balanceado de nuestro gusto para nosotros, tenemos que hacer lo mismo para nuestra acompañante, comprarle uno que sea de su gusto. Con los implementos necesarios me refiero a dos cosas. Primero, hay que tener para ella una caña especial, más liviana, de acción mediana o lenta y ojala de 9 pies, ya que facilita el lanzamiento en las distintas condiciones. ¿El número de la caña? Eso depende de los ríos que frecuenten. Segundo, y no menos importante, hay que tener los accesorios adecuados. Con esto me refiero al wader, zapatos, chaqueta de lluvia y polars. Existen hoy por hoy una gama de productos de diferentes marcas destinados a la mujer. Waders de menor tamaño, más ajustados y acinturados, con el pie más pequeño, de colores femeninos, ideales para que su pupila se sienta toda una modelo, y lo más importante, cómoda por todo un día. Lo mismo debe suceder con la chaqueta, que debe ser de tallas más reducidas, y ojalá con colores atractivos para quien la usa. Los polars deben ser también de comodidad de nuestra compañera de pesca. En resumen, así como nos preocupamos por nuestro equipo, la misma preocupación debe notarse con el equipo de nuestra mujer, polola o hija, por que en el fondo demostramos con ello que nos interesa su compañía como nueva partner de pesca.

f) ¡¡Me PICÓ!! - ¿Cuándo volvemos?

Una vez que nuestra alumna ya está equipada, con la ropa, zapatos, wader, cañas y carretes adecuados, estamos listos para entrar al río. Podríamos partir por ejemplo enseñándole técnicas para el vadeo del río, y así no tener un inesperado accidente, o mejor ayudarle a cruzar dándole la mano. Luego, tenemos que practicar una pesca adecuada para la primera aproximación. Lo ideal es pescar ríos pequeños, con moscas livianas y de tamaños considerables para la visión. Recomiendo pescar con moscas secas, ya que permiten ver los piques. Aunque en un comienzo no los enganchen, estos estimulan y premian el buen trabajo y esfuerzo de nuestra alumna. La forma en que creo se debe pescar es utilizando moscas secas atractoras, como humpys, adams, o stimulators en tamaños 12# o mayores. Si bien la pesca con mosca seca requiere un dominio mayor sobre la línea que la pesca de streamers, es una pesca más estimulante. Por eso recomiendo ir a ríos con gran cantidad de truchas, poco selectivas, y con estructuras que faciliten la pesca, con el objetivo de moralizar a nuestra nueva compañera.

De este modo no será raro escuchar: ¡ME PICÓ! ¿Cuándo volvemos?

BUENA PESCA

Los consejos que les he dado son frutos de mis años como profesor de pesca, que no obstante mi escasa edad, me ha permitido enseñar a a primas, amigas y a mi polola. Espero que tomen esto como una guía y puedan experimentar el agrado de pescar con una mujer. Se pueden llegar a sorprender la naturalidad con que lo hacen y el talento que tienen.

Espero que con estos consejos puedan tener la misma fortuna que yo y puedan compartir no uno, sino que varios días de pesca junto a su nueva compañera. Y si tienen aún más fortuna –como yo- puedan convertir a su polola o hija en una nueva fanática de este deporte. Con todo, espero haber ayudado con mi humilde experiencia a aquellos hombres que han intentado pescar con sus mujeres. Suerte y buena pesca.

Agradecimientos a: Mi polola que autorizó las fotos.

Martín Aylwin


Copyright 1999 - 2009 RiosySenderos.com  ®
El nombre "RiosySenderos.com" y su logo
son marca registrada de Ríos y Senderos S.A.

Chile Hecho en CHILE
por el Web Team de RiosySenderos.com

Página optimizada para resolución de pantalla 1024x768